miércoles, 14 de octubre de 2009

Concierto para vascos. Primer movimiento.


Tras las elecciones vascas y antes de la votación para la elección de Lehendakari, vaticiné unas cuantas cosas aquí y aquí, la mayoría de las cuales se ha cumplido:

“El PP le dará sus votos sin pedir nada a cambio”: Ni siquiera le ha podido sacar la diputación alavesa.

“No habría grandes cambios en la política educativa y lingüística, solo una suavización de su requerimiento para algunas plazas”: Está sucediendo exactamente eso.

“Habría, sí, algún cambio más sustantivo en la actuación de la Ertzantza”: Esto es lo que hemos observado este verano.

“PSE y PP vasco defenderían el Concierto Económico y las instituciones vascas”: Lo vemos estos días con el apoyo al Concierto.

“Ibarretxe saldría de la escena”: Yo entendía que lo más sensato era que lo hiciera enseguida. No me hizo caso y prefirió esperar hasta la investidura. Una pequeña desviación respecto a mi vaticinio si los agentes seguían lo que yo consideraba la estrategia óptima de cada uno.

En retrospectiva, parecía fácil de decir, pero en su día no se decían estas cosas. Se hablaba de un posible pacto a última hora entre PSE y PNV o de un PP poniendo demasiadas exigencias para su apoyo al PSE. Me alegro de haber acertado por dos razones. La primera, porque a uno le gusta pensar que conoce a su país y que aplica un buen modelo para entenderlo. Lo segundo, porque este curso de acciones es el que me parece más sensato dados los resultados de las elecciones y dado lo que creo que es bueno para el País Vasco a más medio plazo y que, como dije en su día, es la vuelta el entendimiento entre el PNV y el PSE.

Cuando señalaba lo anterior, señalaba también dos acciones suicidas por parte del PNV y del PP. El PNV podía dedicarse a hacer una oposición del tipo PP durante la primera legislatura de Zapatero, eso de que me han robado las elecciones y de no parar de dar caña. El tiempo entre las elecciones y la investidura parecía que podía ocurrir esto. Las aguas, sin embargo están bastante calmadas, discursos del día del partido y algún mitin que otro aparte. Ahora hasta votará los presupuestos en Madrid.

Por su parte, el PP podía haberse puesto exigente y haber colocado a Patxi López en una posición delicada. En el peor de los casos esto hubiera supuesto un acercamiento al PNV o nuevas elecciones. Afortunadamente para el país, el PP vasco está también bastante sensato.

Del PSE indicaba que debía ganarse la abstención del PNV en la votación a Lehendakari. No estaba teniendo en cuanta la particularidad del reglamento de la cámara vasca, que permite que se presenten dos candidatos, así que no hubo manera.

Escribo esta entrada después de meses sin hablar de mi País Vasco. Antes de dejar el tema por otra temporada dedicaré en breve alguna entrada al Concierto Económico Vasco y este blindaje que es noticia estos días, que creo merece claridad y sensatez.

9 comentarios:

  1. Nada le viene peor a la democracia que las amplias mayorias, nido mullido de corruptelas varias y del nepotismo. El buen entendimiento de los politicos conduce al mangoneo. El frente constitucional vs nacionalistas esta muy bien como esta, equilibrado como para los excesos pasen factura. Solo los frentes derecha-izquierda podrian ser igual de efectivos.

    ResponderEliminar
  2. Iñigo:

    En general, no digo que no. En un futuro no sé cuán distante, seguramente el derecha-izquierda sea el más natural, como en todas partes.

    Cuando hay un eje en el que las ideas están polarizadas, un acercamiento de las posturas más moderadas es deseable para la convivencia. En el País Vasco, como bien sabrás, la polarización del eje nacionalista-constitucionalista es el que más problemas de convivencia acarrea, por eso el acercamiento de los dos grupos más moderados de ambos me parece lo mejor. Por lo menos hasta que sea normal y aceptable ser una cosa u otra sin peligros mayores.

    ResponderEliminar
  3. Cuando hablas de polarización en el tema vasco, hay una visión muy extendida que siempre me ha llamado la atención, no entiendo y que, por poner un ejemplo, en el documental de Julio Medem la pelota vasca aparece de manera recurrente: La caracterización del gobierno de Madrid/constitucionalistas(y en concreto el PP) y batasuna/partidos afines como dos polos opuestos que tiran cada uno hacia su lado y hacen imposible la convivencia. Desde mi punto de vista PP y Batasuna/Izquierda abertzale no pueden verse como caras opuestas de la misma moneda, porque uno de los lados es el que de verdad crea el problema de convivencia grave. Hay una diferencia fundamental evidente para mi entre ambos, y que en este caso me hace no entender los términos medios en la cuestión: unos matan/apoyan o no condenan a los que matan para defender sus intereses y los otros no. Es una cosa en la creo que sí que es conveniente ser radical, el que no condena la violencia nunca puede estar en el mismo saco que el que respeta la democracia y pluralidad de ideas. Sí que me parece razonable contraponer como polos opuestos en un contexto democrático al PP y al PNV o a algún partido independentista que condene rotundamente a ETA. Aquí si que se aplicaría la conveniencia de acercamiento de las posturas más moderadas de ambos partidos y del PSOE, al que encuadraría en algún lugar del espectro político intermedio.

    ResponderEliminar
  4. Ferreira, decir que existe un problema de convivencia en la sociedad vasca es sencillamente falso, lo que existe es una milicia terrorista.

    El nacionalista español le compra el pan al independentista y el socialista lleva a sus hijos al mismo colegio de los liberales. Ni se pegan de tiros entre ellos ni se queman sus respectivos negocios, porque repito en Euskadi no hay un problema de convivencia, hay un problema de terrorismo.

    Echo de menos que ahora que ha habido cambio de gobierno el PSOE no saque todos los trapos sucios que el PNV ha ido acumulando durante 30 años. Pero claro, si estos 2 estan buscando el entendimiento para que los ciudadanos puedan sentir mariposas en el estomago, solo se puede esperar a cambio una era de choriceo al por mayor.

    ResponderEliminar
  5. ramiro castillo:

    La polarización sólo hace referencia a que hay una distribución del espectro político en varios polos (típicamente dos) sin hacer referencia a la razón que ataña a cada uno. Hablo de dos polos, no de dos extremos. Con la deriva del PNV tras la marcha de Ardanza, este partido se fue hacia posiciones nacionalistas más radicales. La salida consiguiente del PSE del gobierno y la reacción a la postura del PNV le llevó a su vez a acercarse al PP. Esta fractura política es la que, en mi opinión, debe corregirse para que vayamos por cauces más tranquilos en el futuro.

    Iñigo:

    El problema de convivencia, es cierto, no está extendido a la mayoría de la población, pero sí a una minoría muy afectada. Más en algunos pueblos que en las ciudades grandes. No es fácil declarar abiertamente que uno es ertzaina o del PP según en donde. La causa, como bien dices, es la milicia terrorista. Sin ella, las cuadrillas de amigos serían tan heterogéneas como lo eran hace más de veinte años.

    Soy completo partidario de sacar todos los trapos sucios de todo el mundo, especialmente de los que pasan por el gobierno.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, me declaro siempre apolítico, porque realmente no creo en los partidos ni en las personas que los dirigen (normalmente para propio beneficio), creo que suele ser el mismo perro con distinto collar.

    En este caso era de cajón que iba a pasar lo que dices que decías que iba a pasar. Creo que lo sabíamos todos/as lo que vivimos aquí y tenemos los ojos abiertos. De lo cual me alegro parcialmente, todo hay que decirlo, ya que también soy antinacionalista (de cualquier signo, tanto vasco, como español, europeo, etc., rechazo cualquier tipo de frontera).

    Patxi Lopez, me parece que tiene cara de buena persona, pero como ya he dicho antes, no me fío de los políticos, así que...

    ResponderEliminar
  7. Hola, Manu:

    Creer, yo tampoco creo ni me fío de los políticos. Por eso los votantes debemos disciplinarlos con el voto. En cuanto lo hagan mal, para afuera. Lástima que haya demasiados votantes partisanos que aguantan demasiado hasta que se convencen. Entre uno afín a mi ideología, pero corrupto o bocazas y uno opuesto, pero buen gestor y conciliador prefiero el segundo.

    Que iba a gobernar Patxi López con ayuda del PP estaba cantado. Las actitudes de cada partido, en cambio, no lo estaban tanto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar