jueves, 2 de julio de 2015

Once fallos en la negociación de Syriza

Estas cosas tuití ayer:
1. Plantear la negociación entre enemigos, no entre socios.

2. No es malo esperar a la fecha límite (así suele ser), sino esperar a después de la fecha límite.

3. Creer q en una negociación con prisas tras la fecha límite puede sacar algo mejor que lo que ha podido sacar en la anterior con más calma.

4. Plantear el referéndum para después de la fecha límite.

5. Hacer propuestas después de la fecha límite muy parecidas a las que pide rechazar en el referéndum.

6. Creer que algo se va a arreglar antes del referéndum, una vez convocado con tantas prisas.

7. Fiar su estrategia a una amenaza no creíble (el daño a la eurozona si sale del euro).

8. Amagar/jugar peligrosamente con llegar a aplicar la amenaza no creíble.

9. No haber mostrado en estos 5 meses una ambición de arreglar el Estado griego.

10. No conocer la fuerza del adversario.

11. Lo peor de todo: no conocer su fuerza.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Sobre el nacionalismo (3).
Y también: Cuando cierro los ojos veo neoliberales.
Hace cinco años en el blog: ...y el chocolate, espeso.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

sábado, 27 de junio de 2015

La jugada del referéndum griego


Si uno hace una amenaza, más vale que sea creíble si es que le ha de servir de algo. La salida del euro es una decisión que corresponde a Grecia, no a la Unión Europea, y es una amenaza que perjudicará a la Unión Europea, pero lo que realmente importa es que perjudicará a los griegos. Si llega el momento de usarla lo relevante no es si perjudicará más a los griegos que al resto de Europa (respuesta: perjudicará mucho más a los griegos), sino si perjudicará más a los griegos llevar a cabo esa amenaza que no llevarla a cabo (respuesta: perjudicará más llevarla a cabo). Como vemos, hay una cosa peor que hacer una amenaza no creíble: llevarla a cabo. Por parte de la UE la amenaza no es echar a Grecia del euro, sino no dar más préstamos que le salen caros por las condiciones ventajosas que ofrecen (interés casi nulo, moratoria y plazos largos).

La única razón del referéndum es atarse de manos para mostrar a la UE que, sin más concesiones, la salida del euro será un hecho y dejar la decisión en manos de la UE. Si esto se consigue, efectivamente, lo relevante para la UE será si la UE está mejor con Grecia dentro o fuera (respuesta: mejor dentro).

La clave es si el referéndum efectivamente deja las cosas así (respuesta breve: no):
  1. El referéndum es sobre la aceptación del último paquete de condiciones. Si no se acepta, el gobierno griego está atado de manos para aceptar ese paquete, pero podrá aceptar otro.
  2. ¿Qué hace falta para que salga sí? Esta pregunta no tiene respuesta fácil. Pero uno sospecha que haría falta demasiadas concesiones.
  3. ¿Qué está dispuesto a ceder la UE para que salga el sí? Lo que tendría que ofrecer la UE ahora sería más de lo que hubiera tenido que ofrecer a los negociadores (sí, en mi escenario el votante mediano es menos realista que los negociadores griegos).
Así las cosas, estamos en un impasse hasta el día del referéndum. ¿Qué cosas pueden pasar?
  1. La UE hace alguna cesión de lavado de cara y Tsipras desconvoca el referéndum.
  2. Después del referéndum (escenario del no) la UE hace alguna cesión de lavado de cara y Tsipras acepta.
  3. La UE hace concesiones importantes (antes o después).
¿Qué incentivo tiene la UE para hacer concesiones importantes? La decisión de abandonar el euro sigue siendo una decisión del gobierno griego y no estará mandada por el referéndum. ¿Quién se echará atrás ante este acercamiento al desacuerdo? Recordemos que el dinero lo sigue teniendo la UE y que Grecia sigue siendo quien tiene más que perder, quien tiene más prisa, corre más riesgo y tiene menos efecto reputación que perder. Tal vez pueda sacar alguna pequeña concesión más, pero eso será todo. Y lo será al precio de correr un riesgo demasiado grande: cuanto más juegue a que puede salir de euro, más fácil es que un mal cálculo haga que, al final, sea lo que ocurra.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Por encima de nuestras posibilidades.
Hace cinco años en el blog: To tweet or not to tweet.
Y también: El otro velo de la ignorancia.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 22 de junio de 2015

La Teoría de Juegos y el dilema discursivo (2)

Esta es la segunda parte de la versión en español de mi artículo de mayo en Mapping Ignorance. Debe leerse la primera parte para entender esta.


Clipper y Eliaz (2015) [2] usan los juegos bayesianos para desarrollar su análisis. Esto significa que las distintas creencias de los miembros del jurado se deben a que cada miembro tiene acceso a distinta información. En el modelo bayesiano, ex-ante todos los miembros del jurado están de acuerdo en las probabilidades a priori de que cada premisa sea cierta. En un segundo momento cada miembro del jurado tiene acceso a una información privada (llamada señal) a partir de la cual pueden actualizar sus creencias de acuerdo con la regla de Bayes. Como cada uno puede recibir información distinta, los tres miembros pueden acabar con distintas creencias acerca de las premisas. En el modelo de Clipper y Eliaz (2015) la señal está restringida a los valores 0 y 1 para cada una de las premisas y las reglas de decisión comprenden todas la reglas super-mayoritarias (una proposición es aceptada si una mayoría cualificada de los votantes están de acuerdo en que es cierta, donde el valor cualificación puede ser cualquier proporción de votantes entre la mitad, para una mayoría simple, hasta la casi unanimidad).

Expliquemos esto con el ejemplo primero. Hay cuatro posibilidades para el verdadero estado: (1,1), (1,0), (0,1) y (0,0), donde un 1 en la primera posición de la señal significa “la primera premisa es cierta”. Un cero significa “falsa”, y la segunda posición se refiere a la segunda premisa. Hay una probabilidad a priori de que cada uno de estos estados posibles sea cierto y los tres miembros del jurado conocen estas probabilidades. A partir de ahí cada miembro recibe una señal sobre el estado. En el caso más simple hay tantas señales como estados. El primer miembro del jurado recibirá una señal correcta o incorrecta con unas probabilidades. Por ejemplo, si el estado verdadero es (1,1), puede recibir la señal (1,1) con probabilidad 0,7, la señal (1,0) con probabilidad 0,2 y cada una de las señales (0,1) y (0,0) con probabilidad 0,05. Los otros dos miembros recibirán sus señales con sus propias probabilidades. Cada miembro del jurado desconoce las señales que reciben los otros, pero sabe las probabilidades. Usando la regla de Bayes, cada miembro del jurado puede calcular la probabilidad de que cada premisa sea cierta y puede también calcular la probabilidad que cada uno de los otros miembros asignará a cada premisa dependiendo de qué señales reciben.

En el juego de la premisas, después de recibir las señales, los miembros votan sí o no a cada proposición de la forma “la premisa x es cierta”. Según los votos, una premisa se declarará cierta o falsa. En el juego de los resultados, votan a favor o en contra de la aceptar la conclusión lógica. En ambos casos cada miembro del jurado quiere minimizar la distancia esperada entre la decisión y el estado verdadero. Por ejemplo, si el estado verdadero implique que el candidato debe ser aceptado (1), pero en equilibrio se acepta solo con probabilidad 0,6, la distancia será 1-0,6=0,4. Por supuesto, los miembros no saben si el estado cierto implica que el candidato deba ser aceptado, pero pueden calcular las probabilidades de acuerdo con las señales recibidas y, a partir de ahí, calcular el valor verdadero esperado y la distancia esperada entre el equilibrio y el este valor.

En el modelo, los autores logran probar los siguientes teoremas:
  1. Para cada grupo finito de individuos, recabar opiniones sobre las premisas es sistemáticamente por lo menos tan bueno como recabarlas sobre los resultados, pero lo contrario no es cierto. Para ser más precisos, la primera parte dice que para cada equilibrio de Nash bayesiano simétrico en el juego basado en resultados existe un equilibrio de Nash bayesiano en el juego basado en premisas tal que, par cada vector de realizaciones de la señal, el perfil estratégico del segundo juego induce la misma distribución de probabilidad sobre las decisiones que el primero.
  2. Genéricamente, las ganancias del juego basado en las premisas sobre el juego basado en el resultado solo pueden llegar a ser marginales cuando muchos individuos expresan su opinión independientemente.
  3. Ambos procedimientos son casi siempre eficientes asintóticamente.
En lenguaje llano, la conclusión puede resumirse así: a pesar de que el método basado en las premisas es mejor que el basado en los resultados, solo lo es de manera marginal, puesto que ambos métodos tienden a ser eficientes cuando el número de miembros aumenta, excepto en casos extremadamente raros.

Referencias:

2. de Clippel, G., and Eliaz, K. 2015. Premise-based versus outcome-based information aggregationGames and Economic Behavior 89, 34–42. 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Alemania-Grecia.
Hace cinco años en el blog: El que quiera entender que entienda.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

viernes, 19 de junio de 2015

La Teoría de Juegos y el dilema discursivo (1)

Esta es la primera parte de la versión en español de mi artículo de mayo en Mapping Ignorance.


He aquí un ejemplo del “dilema discursivo” o “paradoja doctrinal”: Pongamos que hay un jurado de tres miembros que deben decidir mayoría si un candidato debe ser aceptado en un grupo. Las reglas especifican que el candidato debe cumplir dos requisitos, A y B, para ser aceptado. El primer miembro del jurado cree que el candidato cumple ambos requisitos, el segundo miembro cree que solo cumple el A, mientras que el tercero cree que solo cumple B. La paradoja aparece cuando uno compara dos métodos diferentes para decidir la admisión del candidato.

El primer método requiere que el jurado vote sobre si el candidato cumple el requisito A y, a continuación, sobre si cumple el B. Si el candidato obtiene una mayoría en ambas votaciones, será aceptado. Dos de los tres miembros creen que se satisface la condición A (el primero y el segundo así lo creen), y también dos de tres creen que se satisface la condición B (ahora lo creen el primero y el tercero). De acuerdo con este método el candidato es aceptado.

El segundo método requiere que el jurado vote directamente si piensa que el candidato debe ser aceptado. Ahora solamente el primer miembro piensa que se cumplen ambas condiciones y votará a favor. Los otros dos, al creer que una de las dos condiciones no se cumplen, votarán en contra.

Podemos entender los dos métodos de votación como dos maneras diferentes de agregar información. La paradoja muestra que la regla mayoritaria da resultados inconsistentes cuando agrega información sobre las premisas frente a la situación cuando agrega las conclusiones. En el ejemplo, la conclusión se sigue de la conjunción de las premisas, pero se podrían usar otras proposiciones lógicas para mostrar la paradoja. Más aún, numerosos resultados han mostrado que este no es un problema especial de la regla mayoritaria. De hecho, estos resultados muestran que es imposible encontrar un método de agregación que ofrece juicios lógicamente consistentes, esto es, que dan el mismo resultado sin importar sin se agregan premisas o conclusiones. Para obtener un panorama de sobre estos resultados léase List y Puppe (2009) [1].

Dada la imposibilidad de encontrar consistencia, la siguiente cuestión es saber qué procedimiento, agregar opiniones acerca de premisas o resultados, es la mejor. Para enfrentarse a este problema, lo primero que se necesita es especificar qué significa “mejor”. Clippel y Eliaz (2015) [2] comparan ambos procedimientos en términos de su capacidad para agregar información en presencia de individuos que toman decisiones estratégicas y que tienen intereses comunes. Contrariamente a lo que se asumía en el ejemplo introductorio, los individuos estratégicos pueden votar o no de acuerdo con su información privada (la literatura sobre votaciones está llena de ejemplos en que los votantes no lo hacen). El interés común significa que todos los votantes quieren lo mismo: agregar la información y generar una correcta conclusión a partir de premisas correctas. In nuestro ejemplo eso significaría que los tres miembros del jurado quieren que el candidato sea aceptado si se cumplen las premisas y quieren saber si estas premisas se cumplen verdaderamente. Las consideraciones estratégicas en la paradoja doctrinal han sido estudiadas por primera vez en Dietrich y List (2007) [3], pero solo para agregadores por unanimidad (donde todas la premisas deben ser ciertas para que se cumpla la conclusión).

Referencias:

1. List, C., and Puppe, C. 2009. Judgement aggregation. In Handbook of Rational and Social Choice, pp. 457–483. Chapter 19.

2. de Clippel, G., and Eliaz, K. 2015. Premise-based versus outcome-based information aggregation. Games and Economic Behavior 89, 34–42. 

3. Dietrich, F., and List, C. 2007. Strategy-proof judgment aggregation. Economics and Philosophy 23, 269–300.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Sobre el nacionalismo (2).
Y también: Economistas contra la crisis y el hombre de paja.
Hace cinco años en el blog: ¿El 99%?
Y también: O ano da morte de José Saramago.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

domingo, 14 de junio de 2015

El poder municipal tras las elecciones de alcalde


Ya tenemos alcaldes. Con ellos se define el poder político de los partidos en el ámbito municipal mejor que contando el número de concejales o el de votos. Para ver cómo ha quedado este poder he tomado 147 municipios, los 145 con más de 50.000 habitantes que hay en España más las capitales de provincia que no llegan a ese tamaño (Soria y Teruel). En ellos viven más de 25 millones de personas (el 54% de la población española). En dos de ellos (Melilla y La Laguna) todavía no se han elegido alcaldes y están a la espera de que se resuelvan algunas impugnaciones por los resultados electorales. El resto se reparte así:

Partido                 Municipios     Habitantes

PSOE                                 68     8,9 millones
Apoyados por Podemos       8     6,2 millones
PP                                       41     5,5 millones
PNV                                      5     955.000
Compromís                           2     875.000
CiU                                       5     432.000
Agrupaciones de electores   4     400.000
IU                                          3     208.000
ERC                                      1     207.000
CC                                        1     207.000
Bildu                                     1     197.000
NCA                                      2     169.000
Ciudadanos                          2     158.000
Verdes                                  1     101.000
BNG                                      1       83.000

Podemos agruparlos de esta manera:

Partido              Municipios    Habitantes

PSOE                           68  8,9 millones
Podemos+IU+Verdes  12  6,5 millones
PP                                   41  5,5 millones
Nacionalistas derecha  11  1,6 millones
Nacionalistas izquierda  7  1,5 millones
Agrupaciones                   4  400.000
Ciudadanos                      2  158.000

Municipios:

PSOE: Sevilla, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Alicante, Córdoba, Valladolid, Vigo, L’Hospitalet de Llobregat, Elx/Elche, Oviedo, Terrassa, Jerez de la Frontera, Móstoles, Alcalá de Henares, Fuenlabrada, Leganés, Castellón de la Plana, Getafe, Huelva, Marbella, Lleida, Tarragona, Dos Hermanas, Mataró, Santa Coloma de Gramanet, Lugo, San Fernando, El Puerto de Santa María, Coslada, Cornellá de Llobregat, Toledo, San Sebastián de los Reyes, Sant Boi de Llobregat, Chiclana de la Frontera, Avilés, Torrente, Gandía, Arona, Vélez-Málaga, Ciudad Real, Rubí, Alcalá de Guadaíra, Torremolinos, Benalmádena, Sanlúcar de Barrameda, Paterna, Viladecans, Alcoi, Motril, Irun, Linares, Granollers, Mérida, Aranjuez, Arrecife, Arganda del Rey, Torrelavega, Elda, San Vicente del Raspeig, Segovia, Siero, Huesca, Mollet del Vallès, Utrera, Puertollano, Vila-real, Calviá, Soria.

Apoyados por Podemos: Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña, Badalona, Cádiz, Santiago de Compostela, Ferrol.

PP: Málaga, Murcia, Logroño, Gijón, Granada, Almería, Santander, Burgos, Albacete, Alcorcón, Badajoz, Salamanca, León, Torrejón de Ardoz, Parla, Jaén, Algeciras, Alcobendas, Orense, Cáceres, Lorca, Las Rozas de Madrid, Talavera de la Reina, Roquetas de Mar, Orihuela, Ceuta, Guadalajara, Pozuelo de Alarcón, El Ejido, Palencia, Fuengirola, Benidorm, Majadahonda, Estepona, Molina de Segura, Ponferrada, Collado Villalba, Ávila, Cuenca, San Bartolomé de Tirajana, Teruel.

EAJ-PNV: Bilbao, Vitoria-Gasteiz, Donostia, Barakaldo, Getxo.

Compromís: Valencia, Sagunt.

CiU: Reus, Girona, Sant Cugat del Vallès, Manresa, Vilanova i la Geltrú.

Agrupaciones de electores: Cartagena, Castelldefels, La Línea de la Concepción, Cerdanyola del Vallès.

IU: Rivas-Vaciamadrid, Zamora, El Prat del Llobregat.

ERC: Sabadell.

CC: Santa Cruz de Tenerife.

Bildu: Iruña/Pamplona.

NCA: Telde, Santa Lucía de Tirajana.

Ciudadanos: Mijas, Valdemoro.

Los Verdes: Torrevieja.

BNG: Pontevedra.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Sobre el nacionalismo.
Hace cinco años en el blog: Qué (no) sabemos los economistas.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

viernes, 12 de junio de 2015

Hoy toca Escépticos en el pub (sí, hoy): La cosmética y sus 7 mentiras.


Cerramos la temporada con un evento potente para el Escépticos en el pub: vendrá el divulgador José Manuel López Nicolásy nos hablará sobre los trucos de la industria cosmética. Ojo, que no solo ha cambiado el día (viernes en lugar de sábado), sino la hora (20:30 en lugar de 19:30). Lo que no ha cambiado es el lugar: el Irish Corner, en Arturo Soria, 6.

José Manuel López Nicolás (@ScientiaJMLN) es Profesor Titular en el Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Murcia, además de un divulgador científico de referencia. Es socio de ARP-SAPC, de Círculo Escéptico y es responsable del blogScientia y con él ha ganado (entre otros) un Premio Bitácoras en 2013 al mejor blog de Ciencia, otro Mejor blog de Ciencia en 2013 según 20 Blogs, un Premio ASEBIO a la divulgación de biotecnología, un premio Tesla y Premio Web 2015 de La Verdad. En 2014 consiguió además una importante Mención Honorífica en los Premios Prismas a la divulgación.

La charla se titulará «La cosmética y sus 7 mentiras» y el propio ponente nos la resume:
A lo largo de la conferencia se desvelarán cuáles son los principales trucos empleados por la industria de los productos cosméticos para aumentar su cuota de ventas. Mediante diversos ejemplos correspondientes a cosméticos muy conocidos se mostrará que la ciencia se emplea impunemente como arma para confundir y engañar al consumidor. Además, se señalarán los culpables del caos que rodea al mundo del marketing pseudocientífico en el campo no sólo de la cosmética sino también en el de la alimentación. Por último, se proporcionarán posibles soluciones a las 7 grandes mentiras que rodean al sector de los productos de belleza… y que serán descubiertas a lo largo de la charla.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: El rescate: entre apocalípticos e integrados.
Hace cinco años en el blog: Jugar a ser dios (2).
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 8 de junio de 2015

Un testimonio sobre la transición y el apoyo al terrorismo

Aprovechando el discurso de Urkullu realizando autocrítica en relación a las víctimas del terrorismo traigo al blog un testimonio anónimo que puede ayudar a entender cómo pudo pasar y cómo hay todavía mucho por hacer.

"Nací y crecí en una ciudad obrera en la que casi todos éramos inmigrantes o hijos de inmigrantes. Cuando murió Franco yo era muy joven. En ese momento casi lo único que sabía era que habíamos vivido en una dictadura en la que se negaban la libertad y la democracia, haciendo de España un país atrasado dentro de Europa.
"Poco después de la muerte de Franco, antes de cualquier cambio político y como por arte de magia, comenzaron a ocupar la vida y los espacios públicos ideas que hacía unos pocos meses era impensables. Antes que las ideologías llegaron las ideas de la conciencia de ser una ciudad obrera y vasca. La novedad de lo que esto significaba y la manera en que llegaron unidas después de haber sido reprimidas no pudo hacer sino que se vieran ambas con simpatía por gran parte de la juventud. Todo comenzó a estar politizado. Rencillas de cuadrillas y rivalidades entre grupos de distintas ciudades comenzaron a diluirse al abrazar las causas políticas. Daba la sensación de que íbamos a vivir grandes cambios. Uno de ellos parecía ser la ruptura total con el régimen que quedaba después de Franco. Solo años más tarde comprendimos que la ruptura nunca fue el pacto político en España, sino la Transición. Creo que solo este hecho explica gran parte de las diferencias en cómo fue vivida esa época en el País Vasco y el resto de España. 
"Éramos hijos de obreros y, de pronto, muchos que éramos hijos de inmigrantes, también empezamos a ser vascos. Era imposible simpatizar con el PNV, pues enseguida supimos del racismo de su fundador, Sabino Arana, y de su ideología interclasista y no obrera. El atractivo de la izquierda abertzale era inevitable. Los jóvenes nos dividíamos entre unos pocos del PNV y luego todos los demás de izquierdas. Dentro de ellos estaban los más o menos radicales y los que simpatizaban con la izquierda abertzale o los que lo hacían con la izquierda “normal”. No había conciencia de que elegir una u otra postura fuera demasiado determinante. Todos luchaban contra la represión que todavía se mantenía. 
"Con el tiempo hubo un referéndum por la reforma política y unas primeras elecciones. Estos hechos causaron la primera gran división. Varios partidos aceptaron la Transición mientras otros todavía pensaban en la ruptura y no acababan de creerse que España llegaría a ser un país democrático como los del resto de Europa. Esto, unido a que los más radicales tenían otros objetivos, como los de lograr la independencia del País Vasco o protagonizar una revolución socialista, hizo que mucha gente se negara a aceptar la Transición y diera por buena la continuación de la lucha en la calle y en la armas. 
"Es este el contexto en que muchos jóvenes de mi ciudad y del resto de ciudades del País Vasco podían ser reclutados por ETA. En los pueblos pequeños la cosa estaba todavía más clara, con la parte nacionalista más exacerbada, pero mi experiencia es la urbana. Hubo una amnistía que debió dejar claras las intenciones de los políticos que protagonizaron la Transición en lo que tocaba a integrar a toda la sociedad en el proceso democrático, pero no fue entendido así en el todo el País Vasco. La lucha política siguió, con ellas las manifestaciones callejeras y a su lado, la lucha armada de ETA. La policía no ayudaba. La espiral de acción-represión-acción parecía funcionar. ETA mataba, pero dejaba claro sus objetivos: policías, traficantes de drogas, colaboradores del franquismo, militares,… Estas muertes podían importar poco en el País Vasco, incluso a gentes no afines a ETA. A veces, demasiadas veces, ETA se equivocaba y asesinaba a “inocentes”, lo que iba minando su apoyo popular, sobre todo de los no afines, que acababan distanciándose y condenando su actividad terrorista. 
"Pero continuó el apoyo de los fieles y a eso contribuyó la mucha torpeza de las Fuerzas de Seguridad. No eran infrecuentes los muertos en manifestaciones reprimidas, ni los accidentes, también mortales, que sufrían algunos detenidos. Cada vez que se buscaba a un miembro de ETA que se había identificado la policía detenía a muchos de sus amigos esperando encontrar desde información hasta otros miembros. Por cada miembro de ETA o cada preso había una familia, una cuadrilla de amigos, un barrio, un pueblo, que sabía de las arbitrariedades de la policía y de los malos tratos y torturas a que eran sometidos. A mi entender esto explica el apoyo casi incondicional que tuvo ETA hasta tiempos recientes en una parte minoritaria, pero importante, de la población vasca y es lo que puede ayudar a comprender el apoyo a un terrorismo que de otra manera sería incomprensible.
"Con el terrorismo llegan los asesinatos y también la división social. Con generosidad, lo primero se puede perdonar e, incluso, olvidar. La división social es más difícil. Una parte de la sociedad ha justificado el terror y eso implica que ha tenido que generar un discurso, una mentalidad que se ciega frente al sufrimiento del enemigo y que fácilmente puede llegar a calificar de tal a quienes se le enfrenten. Esta cerrazón mental, este fanatismo, esta incapacidad para el pensamiento es también el legado del terrorismo y, como todas las ideas, tienen vida propia y necesitarán generaciones que vayan librándose poco a poco de ellas."
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Conspiraciones económicas.
Hace cinco años en el blog: El dilema del tranvía.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------