sábado, 7 de enero de 2017

¿Existe un feminismo extremista?


Según el diccionario de la RAE, feminismo se define así:
Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.
Esta definición dio pie al Gran Wyoming a defender que no existen feminismo malo y feminismo bueno. Todo feminismo es bueno porque lo que defiende es bueno. Comparto que lo que defiende el feminismo según la definición de la RAE es bueno (aquí) y que hay mucho por hacer en ese terreno. No comparto que no haya feminismo malo. Lo que quiere decir que sostengo que la RAE ha dado una definición incompleta o que una buena idea se puede defender de malas maneras. Todas las ideologías sociales tienen sus extremistas y fanáticos. La derecha tiene a los fascistas, la izquierda a los comunistas, los liberales a los anarcocapitalistas, los madridistas a los ultras sur, los nacionalistas vascos a los etarras, los cristianos a los que atacan clínicas que practican abortos, los ecologistas a los antitransgénicos, los defensores de los animales a los antiespecistas, los ateos a los que quieren prohibir las religiones, y así sucesivamente (aquí he hablado de ello). Los extremistas y fanáticos pueden ser violentos o no, pero tienen en común el poner una idea por encima de todo sin reparar en conflictos con otras ideas que también merecen respeto (aquí hablé sobre esto). Sería increíble que no hubiera un feminismo extremista y que todo fuera bueno.

Veamos algunos ejemplos.
  • Hay quien opina que solo por sugerir que exista el feminismo extremista se es ultraconservador (aquí).
  • Hay quien opina que por usar las compresas como ejemplo de producto que contiene transgénicos se es machista (aquí).
  • Hay quien ve en todo lo que pasa un ejemplo de construcción social hecha por el patriarcado neoliberal heterocissexual (aquí).
  • Hay feministas vistas como extremistas por las propias feministas (aquí).
Algunas citas de feminismo extremista (las autoras se dicen radicales):
“Siento que odiar a los hombres es un acto político viable y honorable, que los oprimidos tienen derecho a un odio de clase en contra de la clase que les está oprimiendo.” Robin Morgan, editora de Ms. Magazine (aquí).
“Llamar animal a un hombre es adularlo; es una máquina, un dildo que anda.” Valerie Solanas, autora del SCUM Manifesto que intentó asesinar a Andy Warhol (aquí).
“La violación es un proceso consciente de intimidación por el cual todos los hombres mantienen a todas las mujeres en un estado de miedo”. Susan Brownmiller, autora de Against our will: men, women and rape (aquí).
Finalmente, habrá quien use la existencia del feminismo extremista para desacreditar todo el feminismo, truco argumental que debe ser denunciado. Eso no puede ser argumento para sospechar sin más de cualquier intento de criticar el feminismo extremista. Como he sostenido en otras ocasiones en relación a otras ideologías (por ejemplo, aquí y aquí), cada ideología que se precie debe ser la primera en denunciar sus extremistas y sus abusos. También el feminismo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Tratamientos no públicos.
Y también: Televisiones públicas.
Hace tres años en el blog: Economía del comportamiento y la evaluación de las políticas de eficiencia energética (2).
Y también: La Economía y el debate entre naturaleza vs. crianza (1).
Y también: La Economía y el debate entre naturaleza vs. crianza (2).
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

31 comentarios:

  1. Más que feminismo radical los ejemplos que dan son hembristas, o seguramente esto te respondería cualquier feminista.
    Yo veo el feminismo radical el feminismo llevado al absurdo. Precisamente en esa gente que " ve en todo lo que pasa un ejemplo de construcción social hecha por el patriarcado neoliberal heterocissexual", que usan el feminismo plural ya que nuestro idioma es sexista, entre otras tonterías que más que ayudar a la causa generan rechazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He usado la expresión "feminismo extremista", creo que evita mejor entrar en debates semánticos estériles.

      Eliminar
  2. Con la definición de la RAE en la mano todos somos feministas. Creo que una ideología se define por dos cosas, es una atajo cognitivo para entender la complejidad y lleva en sí el germen del totalitarismo. Totalitarismo en este sentido "La nota esencial del totalitarismo es que produce una apropiación completa del lugar del poder consecuente a una negación de cualquier división interna de la sociedad, así como de cualquier posibilidad de alteridad (legítima)." (Ruiz Soroa explicando a Claude Lefort). Lo malo es que cuando se ciega la crítica desde fuera, el atajo se convierte en toda la realidad. No hay hechos ni explicaciones fuera de los relevantes para la ideología. Sí alguien se atreve a proponer otros hechos u otras explicaciones, no es un discrepante con el que discutir sino un inmoral,un ignorante o alguien "que no ha leído a..." La estopa que le han sacudido a un magistrado del Supremo (y siguen) por proponer una explicación no-oficial para la violencia de género y discutir la ley de violencia de género es una buena muestra. Posiblemente también por esto sea tan difícil encontrar estadísticas de violencia doméstica entre parejas del mismo sexo.
    Por cierto, la cita falsa es la tercera, la de Susan Brownmiller ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que te refieres al juez Antonio Salas. Por lo que he leído sobre el tema, el juez abomina, como cualquier persona decente, de los maltratos y agresiones machistas y quiere condenar y castigar a los culpables. Considera, además, que las causas tienen más que ver con la maldad intrínseca del maltratador que con la educación. Es una opinión, como también lo es la contraria. Hasta ahora no tenemos datos suficientes para dilucidar las causas de este tipo de comportamientos. Estamos en los comienzos de cualquier intento de resolver el problema de la naturaleza vs. crianza. Sabemos unas pocas cosas que conviene no extrapolar demasiado.

      Dar por sentado que una opinión es ya un hecho y pretender que ponderar la otra hipótesis es ser machista es un despropósito.

      Eliminar
    2. Un despropósito en efecto pero grave es la palabra cuando se descalifica la opinión sobre una ley de un jurista y juez reputado sin ningún argumento. Especialmente si es el único juez del Supremo que está en Twitter con nombre y apellidos.

      Eliminar
    3. El tema de la "maldad intrínseca" peca de simplismo y de vagueza. Hay aspectos de la personalidad, como los celos, la posesividad, la incapacidad de controlar las emociones, que se dan tanto en hombres como en mujeres, y que están claramente relacionados con el maltrato.

      Eliminar
    4. "El tema de la "maldad intrínseca" peca de simplismo y de vagueza."

      Desde luego, pero se podrá ver cuánto de eso hay, dejar que quien dice eso se explique... Y todo sin necesidad de asumir ya que quien dice eso es machista o hace el juego a los machistas.

      Eliminar
  3. Pienso que no sólo es cuestión de decir que "toda ideología tiene sus radicales", sino de determinar qué aspectos o corrientes de pensamiento de cada ideología pueden favorecer estos radicalismos. En el caso del feminismo pienso que, ideas como la del privilegio masculino frente a la opresión femenina, o como la de un patriarcado definido como una sociedad creada por y para los hombres en la que la mujer es oprimida, forman un contexto ideológico que favorece la radicalización. Hay unos buenos y unos malos, unos agresores y unas víctimas, unos privilegiados y unos oprimidos. Es una forma de entender las relaciones entre hombres y mujeres simplista, y que inevitablemente provoca un cierto desprecio por el grupo definido como dominante. Así, la tendencia a juzgar todo acto masculino como opresión (creando un doble rasero a la hora de juzgar a hombres y mujeres) es una consecuencia lógica si aceptamos de forma inapelable esta interpretación social.

    En general, toda ideología que establezca un "mal primario", en este caso el machismo, como origen de todos los problemas sociales, resultará atractivo a los fanáticos, que prefieren la seguridad de lo simple que la incertidumbre de lo complejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Pienso que no sólo es cuestión de decir que "toda ideología tiene sus radicales", sino de determinar qué aspectos o corrientes de pensamiento de cada ideología pueden favorecer estos radicalismos."

      Completamente de acuerdo. No puedo hacerlo yo en una entrada. Digo que cada ideología debe hacerlo, que estará más capacitada y podrá hacerlo mejor si es sincera.

      Eliminar
    2. "Es una forma de entender las relaciones entre hombres y mujeres simplista, y que inevitablemente provoca un cierto desprecio por el grupo definido como dominante."

      Explicado como tú, sin más matices, en efecto sería simplista, pero muchas corrientes del feminismo se apoyan en datos estadísticas y diferentes herramientas del aparataje de las ciencias sociales. Obviamente la relación entre hombres y mujeres será simplista si se considera que la relación entre cualquier hombre y cualquier mujer sólo se explica por el feminismo, sin atender a rasgos individuales. Yo no conozco a ninguna feminista que me considere malvado o agresor por ser hombre, ni que considere que el feminismo lo explica todo o que el machismo es la raíz de todos los problemas, como se ha dicho ahí.

      Eliminar
  4. Todo feminismo es perverso. El feminismo dice una cosa y hace otra totalmente distinta, porque la ideología pervierte el significado de las palabras para que signifiquen lo contrario de lo que la gente asume. La definición de la RAE, proviene de una gente que no se llamaba a sí misma feminista. Lo que hoy conocemos como feminismo es una ideología burguesa que se ha arrogado de las luchas y éxitos de otros en el pasado para darse un disfraz de legitimidad, pero que desde su nacimiento todas las acciones han ido siempre a beneficiar a las clases favorecidas y lastrar a las clases bajas, defendiendo sandeces como que las mujeres no deberían ir a la cárcel nunca, o que las mujeres son las mayores víctimas de la guerra porque sus hijos y maridos mueren.

    El Gran Wyoming, telepredicador millonario de la progresía, que son los nuevos burgueses, tiene como misión entontecer a la plebe, que por eso le han puesto un programa en la tele. Su trabajo es hacernos creer que lo que es bueno exclusivamente para ellos y perjudicial para nosotros es la repera, y para eso no ofrece argumento lógico alguno, porque si lo hiciera se expondría su mentira. El feminismo actual es un negocio que se han montado los políticos para colocar a sus parientas y amigas a chupar del bote y a vivir del cuento, y basta con ver que todas las agrupaciones y feministas de profesión son familia de políticos y sindicalistas. No le pregunte a esas chupópteras si el feminismo es necesario, porque le dirán que sí. Pregunte cuánto dinero se ha gastado, y cuánto se ha conseguido. Yo se lo adelanto: se ha invertido un fortunón en una nueva casta de parásitos, y lo único que se ha conseguido es volver imbécil a la gente, destruir familias, y quebrar empresas (de estas últimas hay casos muy sonados).

    El feminismo actual también es pernicioso porque al estar basado en falacias no tiene consistencia lógica interna, y sus seguidoras terminan con taras y enfermedades mentales serias. Feminismo a día de hoy es entre otras cosas defender que hay 52 géneros sexuales, incluyendo entre ellos gente que sólo se siente femenina en su brazo izquierdo, y así se lo están enseñando a los niños en las escuelas. Al contrario que otros códigos morales y éticos, es imposible "ser buen feminista" porque las feministas a la vez defienden y hostigan una cosa y su contraria, resultando en cazas de brujas y en leyes absurdas, arbitrarias, injustas, incoherentes e inconstitucionales que están precipitando el suicidio de la sociedad.

    Las feministas se desprestigian ellas solas, lo que hemos de hacer es unirnos para hacer presión contra los partidos políticos que defienden en el S.XXI a un movimiento sexista, clasista y racista del S. XIX. Lamentablemente, en España nuestros partidos son títeres de potencias extranjeras que fomentan esta idiocia, y a los únicos que se puede votar en consecuencia son UPyD, Vox, Escaños en Blanco y hasta hace poco Ciudadanos. Nuestra única esperanza es que la victoria de Donald Trump suponga que EEUU cierre el grifo a la propaganda subversiva con la que inunda nuestras televisiones y unta a nuestros políticos, y esta página negra de la humanidad pase pronto al olvido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que haces demasiadas afirmaciones, algunas demasiado generalizadas y otras sin poner datos sombre la mesa, como para que tu discurso sirva para el debate. Cómo llegas a la conclusión de que la victoria de Trump es una esperanza es algo se me escapa completamente.

      Eliminar
    2. "Todo feminismo es perverso"

      He dejado de leer ese comentario a partir de ahí.

      Eliminar
  5. Sólo en sociedades que tengan la cultura del victimismo puede cuajar el feminismo extremista; por eso en Rusia, en donde no existe la cultura del victimismo, son inmunes al feminismo contemporaneo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá fueran igual de vulnerables a la violencia machista, pero parece que no es así.

      Eliminar
  6. Las mismas feministas extremas reconocen que el feminismo no es igualdad, sino una doctrina favorable para las mujeres bajo la justificación de que han estado oprimidas. Partiendo de esa base, nada bueno puede salir de ahí.

    ResponderEliminar
  7. Aprovecho para hacer aquí una crítica desde mi punto de vista de la interpretación que hace el feminismo de la violencia de género para buscar un trato preferencial hacia la mujer de parte del estado; en esta crítica desmiento los principales argumentos comúnmente esgrimidos por los feministas.

    Primero, en relación a la asimetría legal que propone el feminismo de género entre hombres y mujeres, tengo que decir que no es una justificación válida el que mueran más mujeres que hombres por violencia en el ámbito doméstico; en contraposición a esta realidad, también es real que mueren más hombres que mujeres por violencia social fuera de casa y eso no implica que vayamos a poner penas mayores cuando matan a un hombre en la calle respecto a cuando matan una mujer en la calle; ni quiere decir que porque golpean a más hombres que mujeres en la calle se vayan a tener penas mayores por golpear a un hombre que a una mujer en la calle. De hecho es sumamente malicioso el afán feminista de estar generando clasificaciones arbitrarias de la violencia, en donde les preocupa más encontrar la paridad en el número de víctimas, que la violencia en sí misma, y como siempre, sólo les importa la paridad en lo que a ellas les conviene. Si existiera sensatez, lo que se buscaría es tener leyes razonables que busquen reducir la muerte de seres humanos (sin importar el género) lo más posible, pero siempre guardando las proporciones, siendo racionales y aceptando con naturalidad la realidad de que en el mundo real ningún tipo de homicidio ni de violencia es erradicable.

    Además los crímenes pasionales (actualmente llamados muertes por violencia de género o feminicidios) sólo en algunas ocasiones están relacionados con una visión muy tradicional de la mujer (en la que hay subordinación de la mujer al hombre, que los feministas llaman machismo), en la mayoría de los casos ni si quiera es así; es por eso que no es contradictorio que los países escandinavos, que supuestamente son los más igualitarios, tengan de los primeros lugares en la cantidad de crímenes pasionales del mundo, y es un mito que eso se debe a los migrantes, la mayoría de los que cometen esos crímenes son escandinavos. Para asesinar a una mujer no necesitas de ninguna manera creer que es inferior, ni tener la obsesión de controlarla, cómo los feministas dicen; para matarla basta estar obsesionado con ella, sentirte profundamente herido, y ser violento y vengativo.

    Otro error en el que caen los feministas en la misma línea, es el de relacionar el maltrato con la subordinación de la mujer propia de una relación muy tradicional (que ellos llaman machista). El hecho es que si fuera la diferencia de poder o la relación de superioridad lo que generará el maltrato todos los hijos estarían gravemente maltratados por sus padres y donde menos violencia habría sería entre hombres porque según la ideología feminista son los más iguales en poder entre sí; cuando lo que ocurre es exactamente lo contrario...

    ResponderEliminar
  8. ...Por otro lado, si vamos a hablar de los motivos de un homicidio; es clarísimo que cualquier homicidio doloso sin motivo o sin un motivo admisible debe considerarse con la misma y máxima gravedad en lo que respecta al motivo, y que a partir de ahí, los motivos sólo deben servir como atenuantes cuando en ellos se encuentra algún grado de justificación. Lo que es más, si dentro de una comunidad se tiene una cultura en la que se justifica por ejemplo el asesinato por algún motivo, probablemente esto debería ser considerado como un atenuante, y la razón es simple; es un respeto a la cultura y usos y costumbres de la comunidad en la que esa ideología es válida.

    También hay un error conceptual, cuando se habla del homicidio de una mujer como un crimen de odio; para empezar los crímenes de odio en tiempos de paz son extraordinariamente raros. Si un hombre matara a una mujer sólo por serlo se pondría a matar mujeres al azar como hacen los asesinos seriales; no mataría particularmente a una mujer con la que tiene un pasado, sino a la primera que pueda cuando tenga la oportunidad. Y lo que hace más malos este tipo de crímenes no es en específico que sean por odio, sino que son homicidios en donde las víctimas ni la deben ni la temen, es decir son gente que no han hecho absolutamente nada para ponerse en el más mínimo riesgo de ser asesinados y aun así son asesinados, y ese cuadro es muy distinto al de los crímenes pasionales.

    Otra tontería es decir que porque la mujer es más débil o tiene una supuesta posición de subordinación, la pena debería ser distinta ¿Entonces si un jefe golpea o mata a un empleado la pena debería ser mayor? ¿O si un hombre golpea o mata a otro menos fuerte la pena debería ser mayor? ¿O si un hombre golpea o mata a otro que tiene menos habilidad para pelear, la pena debería ser mayor? Me parece que eso no sólo es oscuro, prejuicioso e impráctico, sino desmesurada y ofensivamente arbitrario, y una fuente de enormes injusticias en nombre de prejuicios que fácilmente pueden engañarnos. En cambio, el criterio que debe seguirse en general es más bien el de evitar que alguien por tener más habilidad combativa se pase de lanza y haga un uso excesivo e irracional de la fuerza, pero para eso existen sanciones por lesiones cuando el caso lo amerita y para eso no importa el género; y en el caso de los homicidios existen otros elementos de carácter genérico que si pueden verificarse que sean ciertos en los casos concretos, ya consideran esta clase de situaciones cuando es pertinente hacerlo; como sucede con el agravante de ventaja en un asesinato.

    Voy a terminar hablando de 2 cosas muy importantes; La primera, es que hay muchos estudios que demuestran que incrementar las penalidades no disminuye la criminalidad. Nunca en ningún lado, un incremento en la dureza de las penalidades ha contribuido a disminuir la violencia, ni el número de muertos, en ningún campo; pero en cambio la sobrecriminalización (tanto de lo pequeño como lo grande) siempre ha contribuido a incrementar la violencia y la criminalidad, especialmente la de alto impacto, y además ha generado un mayor costo económico para el estado y un mayor riesgo de generar injusticias por su mal uso. La segunda, es que sin darnos cuenta el mundo ha sido dirigido en los últimos 20 años hacia una moda cultural de victimismo y de sobreprotección de los débiles, esto es mucho más grave de lo que se ve a primera vista; esto implica la infantilización de la sociedad y al mismo tiempo un ataque a la naturaleza humana en la que tanto la parte oscura como la luminosa deben convivir en armonía dentro de un equilibrio para que el ser humano se pueda desarrollar sanamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. España tiene uno de los menores índices de asesinatos de mujeres por razones de violencia machista (de pareja, de género o como quiera decirse) de todo el mundo. Países con más educación y tradición de igualdad, como los nórdicos que apuntas, tienen más. A partir de aquí creo que es honesto decir que no sabemos bien qué hacer para reducir más estos asesinatos. Más educación y penas más duras seguramente aporten poco por lo que vemos a nuestro alrededor.

      No veo inconsistencia en castigar más duramente un crimen según las circunstancias de dependencia. El derecho admite unas cuantas circunstancias agravantes, que incluye la alevosía (imposibilidad de la víctima para defenderse). Usar una posición de poder o de ascendencia (el profesor frente al alumno, el jefe frente al empleado, hombre frente a su pareja,...) no me parece disparatado por sí mismo, sino una extensión de la idea de la alevosía. Otra cosa es que sirva o no para disminuir la criminalidad sin mermar la presunción de inocencia.

      Eliminar
    2. Técnicamente no es lo mismo una agravante que un tipo penal distinto y específico. El agravante ya existía art. 22.4 CP Cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, razones de género, la enfermedad que padezca o su discapacidad.
      El artículo 153 es un tipo penal distinto en razón del sexo. La motivación para aplicar la agravante de que la agresión se ha producido por discriminación no debe probarse. Basta con probar los hechos punibles. Otra aclaración es que el 153 sólo se refiere a los delitos recogidos en el apartado 2 del 147 CP.
      Artículo 147

      1. El que, por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental, será castigado, como reo del delito de lesiones con la pena de prisión de tres meses a tres años o multa de seis a doce meses, siempre que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico. La simple vigilancia o seguimiento facultativo del curso de la lesión no se considerará tratamiento médico.

      2. El que, por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión no incluida en el apartado anterior, será castigado con la pena de multa de uno a tres meses.
      Artículo 153

      1. El que por cualquier medio o procedimiento causare a otro menoscabo psíquico o una lesión de menor gravedad de las previstas en el apartado 2 del artículo 147, o golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión, cuando la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o persona especialmente vulnerable que conviva con el autor, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficios de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el juez o tribunal lo estime adecuado al interés del menor o persona con discapacidad necesitada de especial protección, inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años.

      Es decir, asesinato, secuestro y otros delitos tienen un único tipo penal sin diferencias por sexo aunque si se pueda aplicar, si se prueba, la agravante antes citada.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. @Jose Lusi Ferreira. Premeditación, Alevosía y Ventaja, son agravantes razonables; usar como agravante la posición de poder o de ascendencia (el profesor frente al alumno, el jefe frente al empleado, hombre frente a su pareja) me parece una distorsión equivocada, prejuiciosa, absurda y mal afortunada del agravante de Ventaja. Los 3 agravantes que mencioné antes, no caen en el error de tratar de forma distinta a un grupo social de otro, conservan el espíritu de la igualdad ante la ley, y comprenden que cada caso debe analizarse de manera independiente con todas sus particularidades. Fuera de esto, yo no soy un partidario del agravante de crimen de odio, porque yo creo que cualquier motivo injustificable para cometer un asesinato es igualmente malo; pero al menos cuando éste está bien definido (debido a las razones que expliqué en mi comentario anterior) puedo aceptarlo; sin embargo los crímenes pasionales no son crímenes de odio.

    Por último creo que es un gran error no querer aceptar la realidad, y creer que es posible resolver problemas más allá del límite en el que es posible hacerlo, eso nunca es un buen consejero. Toda sociedad tiene de forma irremediable una cantidad residual de crímenes; estos nunca van a desaparecer pero si pueden crecer en la medida que se incrementa el nivel general de violencia social. No querer aceptar la realidad, puede llevarnos a caer en excesos costosos e infructíferos, a tomar decisiones desesperadas, absurdas y contraproducentes, y al final a terminar frustrados y causándo más daños que beneficios.

    ResponderEliminar
  11. Lo que compartí arriba es algo con lo que creo que casi cualquiera estaría de acuerdo; pero quiero dar otra opinión que también se relaciona con estos temas y de la que no estoy seguro de que vaya a ser igual de compartida que la anterior

    Quiero hablar de algunos de los grandes errores que hay desde mi punto de vista en relación a cómo se ve la violencia desde la perspectiva jurídica que se ha puesto de moda con el progresismo. Para esto lo primero que hay que empezar por entender es que la parte punitiva de las leyes son una clase más de violencia (con la única diferencia de que está institucionalizada). Lo segundo que hay que entender es que la violencia forma parte de la naturaleza del ser humano; hay violencia desde cosas tan simples como ignorar a alguien o hablar mal de alguien a sus espaldas, hasta tragedias como las que ocurren en las guerras; la realidad es que la violencia no puede ser eliminada y que una excesiva intolerancia a la violencia generalmente sólo conduce a una violencia mayor.

    La mayoría de las parejas tienen peleas de pareja, y en ellas salvo por casos excepcionales, la violencia es siempre bidireccional, de la misma manera que ocurre en casi todos los contextos en que hay violencia. Además se debe aceptar que mientras una pareja permanezca junta, los problemas de pareja deben ser un asunto privado por varias razones: Primera porque las interferencias externas para una pareja que permanece junta puede fácilmente empeorar las cosas e incluso incrementar peligrosamente la violencia. Segunda, porque este tipo de problemas vistos desde fuera muchas veces suelen convertirse en problemas de tipo “la palabra de uno contra la palabra de otro”, y aun cuando se tenga prueba de alguna cosa, no es posible conocer sin lugar a dudas los antecedentes y el contexto que permitan entender realmente lo que sucede dentro de la relación, y menos en términos del tipo de personas que son y los usos, costumbres y reglas que rigen su relación. Tercera, porque se debe aceptar que si un hombre o una mujer deciden permanecer juntos en una relación (a pesar que desde nuestro punto de vista los maltraten) significa que ellos están asumiendo la responsabilidad de la decisión de estar juntos como adultos que son, y en consecuencia debemos aceptar que se conocen el uno al otro y que aun así están dispuestos a asumir tanto los costos como los beneficios de mantener esa relación. Claro que a partir de que la relación termine y se separan los problemas que surjan deben verse como los problemas que hay entre 2 ciudadanos independientes.

    Por otro lado, voy a hablar ahora de algo que juega un papel muy importante para evitar que la violencia se dispare y llegue a niveles de trascendencia, y hacia lo cual las leyes no pueden sustraerse; y esto es que se debe tener la capacidad de hacer una valoración sensata de la gravedad y trascendencia de las transgresiones o de las supuestas transgresiones, de manera que podamos responder con sensatez y de esa manera ayudemos a sofocar en lugar de exacerbar el circulo de la violencia...

    ResponderEliminar
  12. ...Por ejemplo, cuando una persona nos molesta, lo podemos tomar a juego, conciliar, ignorar, defendernos o incluso desquitarnos, pero todo lo que hagamos debe guardar un sentido de la proporcionalidad respecto al perjuicio recibido; si reaccionamos ante una agresión desproporcionadamente nosotros terminaremos siendo más violentos y actuando peor que el que empezó el conflicto, y cuando es la ley la que está actuando de manera desproporcionada, es mucho peor, porque no sólo estaría escalando la violencia a lo estúpido, sino que estaría siendo la mismísima ley la que estaría actuando de una manera más negativa y abusiva que aquellos a los que cree que tiene la legitimidad de sancionar. Es muy importante tomar en cuenta esta perspectiva sobre todo en el tema de la violencia por lo que he comentado antes de la inevitabilidad, cotidianidad, bidireccionalidad y escalabilidad de la misma. La violencia no es algo que se pueda eliminar, es algo que debe mantenerse bajo control dentro de un equilibrio que permita que la vida funcione de una manera razonable, más no perfecta.

    Por lo anterior, se puede entender que una mala legislación puede promover que las leyes se utilicen de formas revanchistas como municiones que finalmente sólo sirvan para intensificar y amplificar la violencia, en lugar de para disminuirla. La violencia es algo que nunca debería combatirse con más violencia; es decir, en relación a la violencia las leyes deben ser lo menos punitivas posibles, y en lugar de eso, deben enfocarse en resolver los problemas, conciliando o separando a los agentes en conflicto de una manera inteligente y justa para ambos bajo un marco de igualdad jurídica, porque además ese tipo de acciones son los que ayudan a enfriar los conflictos en lugar de contribuir a incrementar el espiral del resentimiento y la violencia. Por cierto, palabras como “erradicar” o “tolerancia cero” que son a veces utilizadas cuando se hablan de estos temas, son violentas en sí mismas y son buenas ideas para incrementar la violencia, no para disminuirla.

    Además quiero hacer notar otro hecho. No porque las instituciones impartidoras de justicia se dediquen a impartir justicia tienen menos capacidad de generar injusticia; al revés, su posición de poder les da enormes capacidades para generar daño e injusticia, y esto se ve enormemente acusado cuando no existe una priorización del principio de presunción de inocencia. Por eso es tan importante la garantía fundamental de presunción de inocencia; claro que esto hace muchas veces impráctico que las leyes se quieran meter en problemas que no sean suficientemente graves, especialmente si son problemas privados; pero eso no creo que sea ningún problema, estoy convencido que las gentes deben resolver por sí mismos sus problemas privados, mientras estos no sean excesivamente graves.

    Para terminar quiero comentar que en casos de problemas muy graves de violencia doméstica en las que la víctima se quiere separar pero no le es posible hacerlo de momento; el estado debe proveerle protección a través de alberges, pero debe evitar tomar cualquier medida en contra del supuesto agresor antes de que el proceso jurídico haya llegado a su parte resolutiva. Hablar de lo que significa un divorcio justo, es un tema suficientemente extenso para manejarlo cómo un tema aparte, especialmente cuando existen hijos comunes. Pero una idea que creo que en términos generales siempre deberíamos tener en mente es que cuando una relación se rompe, no es ni razonable, ni justo, ni conveniente, que alguno de ellos 2 siga recibiendo algún beneficio de la otra persona, porque esto ya no tendría ningún tipo de reciprocidad y porque además eso generaría una justificación para producir más violencia. Y en caso de haber hijos de por medio, creo que como principio general debería considerarse que un progenitor no tiene más obligación de trabajar por su hijo, que derecho a ser reconocido como su padre con los beneficios que eso implica.

    ResponderEliminar
  13. También quisiera compartir el link de un video que creo que se relaciona con este tema, a ver que opinan.

    https://www.youtube.com/watch?v=sgF7eh35Prg

    ResponderEliminar
  14. Pues es lo que vengo diciendo desde hace años sobre los victimismos:
    http://todoloqueseaverdad.blogspot.com.es/2013/09/simbolos-y-victimismos.html

    ResponderEliminar
  15. ¿Cuál es su opinión acerca de lo que he escrito? ¿Hay alguna parte con la que no estén de acuerdo? Se vale disentir; tengo curiosidad acerca de qué piensan otras personas de mi forma de ver las cosas.

    P.D. Soy el mismo David que comento desde arriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que has comentado muy extensamente. A ver si saco tiempo y te respondo con detalle.

      Eliminar
  16. Una falacia es una falacia con independencia de que la diga una persona feminista o no. No por ello esa falacia ha de corresponder al feminismo, y lo comento por las frases y las citas que has puesto de ejemplo. ¿Quienes las hacen tienen una posición falaz y extremista? En algunos casos sí, pero no obstante, esa posición no tiene por qué atribuirse al feminismo o a sus corrientes sólo porque algunos individuos de las mismas las dicen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué no ha de atribuirse a sus corrientes, si son algunas corrientes las que expresan esas opiniones? Simplemente hay que reconocer que cualquier idea tiene sus extremistas, que mezclan la idea buena con malas ideas. Pasa con todas, no caigamos en la falacia del verdadero escocés.

      Eliminar