miércoles, 14 de septiembre de 2016

Filosofía del Ser y del Estar

Hace unos pocos días tuití sobre Filosofía de Ser y del Estar. Aquí lo dejo para solaz y esparcimiento de las generaciones venideras.

Una refutación a Heidegger, por ejemplo, con un “Estar y Tiempo”, eso sí que sería Filosofía que hay que leer en el idioma original.

“El Estar y la Nada”, yendo más allá del Existencialismo hasta el Estancialismo y dejando a los sartrianos ojipláticos.

También da para aforismos: “El Estar está y no puede no estar” y novelas: “La insoportable levedad del estar”.

Y no solo podemos proponer usos del estar frente al ser, sino también nuevos usos el ser: “El malser en la cultura”, por ejemplo.

Como los no hispanohablantes nunca dominarán la diferencia entre ser y estar, se les puede vender alguna moto que otra.

Por ejemplo, se puede soltar un “Solo sé que no estoy nada” y tenerlos a pensar durante siglos por su significado.

Aún más, nada de “la nada nadea”, cuando con un buen “la nada está nadeando” dejamos a Hegel como un melifluo.

Las preguntas filosóficas por fin tendrán contestación. Fuera el ¿Quiénes somos? o ¿de dónde venimos? Lo correcto es ¿Quiénes estamos? y ¿de dónde somos?

Las casas de los filósofos tendrán, además de su sala de estar, su sala de ser.

Si un filósofo está en la sala de ser, ¿está o es? Toma nota Rusell, esto sí es paradoja y no la de los barberos.

La Teología ya no tratará del Ser Supremo, sino del Supremo Estar. No me negaréis que es cosa bella (o que no está bella la cosa).

Y la Ontología se acompañará de la Estatutumología, que solo se puede desarrollar en español (o en euskera, que también distingue).

La Filosofía de la existencia podrá explorar nuevos matices. El ser humano es un ser existente, dicen. ¡Qué pobreza! También existe el estar humano,…

… que puede estar existente, o existir el ser en estado de estar, o estar siendo existente, o ser la existencia del estado,… 

…las posibilidades son (o están) infinitas.

La Ética también cambiará. La distinción entre el ser y el deber ser se antoja incompleta. Hace falta explorar el estar y el deber estar.

Sabemos que el estar puede depender de muchas cosas:
-Está el Sr. Ministro en casa?
-Quién pregunta?
-Inspección de Hacienda.
-Entonces no.

Mala epistemología:
-El fotón es onda o partícula?
Buena:
-El fotón está onda?
-Quién pregunta?
-Una célula fotoeléctrica.
-Entonces no

Y ya me callo en este hilo, que lo bueno si breve está de sobra.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: La entrevista de Fuentes a Navarro.
Hace tres años en el blog: Qué bueno es tener fórmulas para las pensiones.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

9 comentarios:

  1. Me parece que si hay un verbo en Inglés más o menos que significa estar es "stay".

    ResponderEliminar
  2. Castellano, euskera y muchas otras lenguas, de hecho, creo que la distinción la hacen todas las lenguas romances con sus diferencias.
    Por ejemplo en catalán Sóc a casa(literalmente soy en casa) significa estoy en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te sigo. Por una parte me dices que la distinción la hacen todas las lenguas romances y por otra me pones un ejemplo de lo contrario.

      Eliminar
    2. No es de lo contrario, solo queria ejemplificar las diferencias. Quiero decir que la distinción también se hace pero no es exactamente igual que en castellano.
      Aunque en general se hace igual:
      Estic malalt(estoy malo)
      Estic cansat(estoy cansado)

      Eliminar
  3. La obra completa de Ortiz-Osés va sobre
    eso. No es broma, la verdad es que incluso escribe, más o menos, como usted parodia (por supuesto en aforismos). Se trataría de la deconstrucción de la metafísica clásica, frente al esencialismo del Ser, la categoría ubicada del estar. "Estar entre" , también Eugenio Trias y su estudio del límite estarían en la misma línea. Es un pensamiento intraducible, la forma es el fondo. Un juego. Una pena porque sería la perfecta venganza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada aunque en este caso son más bien antireferencias.

      Eliminar