viernes, 21 de mayo de 2010

Lo confieso: soy un viajero




Desde pequeño he andado de acá para allá. Los primeros viajes largos eran entre Bilbao y Santiago. De la ciudad donde vivíamos a la cuidad de mi padre y a la aldea de mi madre a pasar el verano. Siempre en un seiscientos y siempre por la costa, bordeando el mar y pasando puertos de montaña. Crecí pensando que España era verde.

Luego fueron excursiones varias, campamentos de verano, viajes con mochila al hombro. Auto-stop, interrail, autobuses, algún barco. Luego llegaron los trenes rápidos, los coches cama y los aviones, a medida que el presupuesto lo permitía.

Primero Europa, luego América, algo de África y de Asia. He tenido la suerte de haber podido hacer la mayor parte de los viajes acompañado por gente del lugar y conviviendo con ellos. Tengo familia, amigos y colegas por medio mundo. La universidad ayuda.

En suma, he estado en estos países (me explayo un poco en los grandes o en los que he estado más veces o más tiempo).

Portugal, de arriba a abajo ya no sé cuántas veces;
Francia, País Vasco, Burdeos, Poitiers, París, Dijón, la Costa Azul;
Mónaco;
Reino Unido, Inglaterra y Escocia;
Italia, desde Ivrea hasta Brindisi;
Ciudad del Vaticano;
Alemania, Berlín y Dresden;
Holanda; Bélgica; Dinamarca; Finlandia;
Noruega, cuan larga es desde Narvik a Oslo;
Suecia, Estocolmo, Gotemburgo, isla de Oland, entre Lulea y Kiruna crucé el círculo polar, Sundsvall y los fiordos bálticos al norte de ella;
Rusia, Moscú y San Petersburgo;
Lituania; Hungría; República Checa;
Grecia, sus islas, con Creta reinando entre todas;
Yugoslavia; Eslovenia; Rumania;

Turquía, Estambul desde el mar es una de las maravillas sobre la tierra, en uno de los viajes me pasé un mes recorriendo la Anatolia y el Kurdistán;
Marruecos, Marrakech, donde están los turistas más felices que he visto en el mundo;
Túnez;
India, grandiosa y miserable, Delhi, Agra, Jaipur, Benarés, Bombay y una reserva de tigres a los pies del Himalaya;
Japón, Tokio, lago Ashi, Kioto, Osaka, Hiroshima, junto con la India, donde mejor he comido;

Canadá;

Estados Unidos, donde he vivido por siete años en diversos periodos, en Chicago, Philadelphia, estado de Nueva York y Los Ángeles; he visitado además los estados de Vermont, Massachusetts, Rhode Island, Nueva Jersey, Maryland, Ohio, Indiana, Michigan, Wisconsin, Minnesota, Iowa, Missouri, Tennessee, Georgia, Carolina del Sur, Florida, Louisiana, Nevada, Utah, Arizona y Washington DC;

México, donde he vivido un par de veces en el DF por seis meses cada una, además de otras visitas más cortas, todo el Valle de México, el Bajío, el tren de la Barranca del Cobre, Chihuahua, Baja California, Oaxaca, Veracruz, la Riviera Maya, Puerto Vallarta;

Panamá; Cuba; Haití;

República Dominicana, con una decena de visitas entre tres semanas y tres meses, de ahí es mi mujer, y ahí hemos pasado veranos y navidades, recorriendo toda la isla;

Perú, costa, sierra y selva;
Argentina, lo más al sur que he llegado;
Chile; Uruguay;
Brasil, Río, Sao Paulo y, entre ellas, al lado de la línea tropical, Paraty.

10 comentarios:

  1. Hemos coincidido en espacio en muchos de los lugares que mencionas, no así en el tiempo, evidentemente. Lo que más me impresionó fueron las Lofoten, seguramente unido al momento emocional que estaba viviendo. Ahora ya solo deambulando entre Mediterraneo y Cantábrico, quien tuvo retuvo. Un abrazo viajero.

    ResponderEliminar
  2. Pues si señor, eres todo un trotamundos, viajar es mi primera pasión.

    y la isla de la Graciosa? te la recomiendo, no en verano, más bien en otoño o primavera, no existe el asfalto, es un paraiso cercano.

    ResponderEliminar
  3. ¡Todo un viajero, macho!
    Yo, aparte de la península, sólo conozco bien Francia (me la he recorrido varias veces de punta a punta)... lo mejor cuando fui a ver el eclipse total de sol del 99 con mi familia.
    Vagabundeos por aquí y por allá... pero tampoco muy lejos (lo más, creo yo, Túnez).

    Envidia das, neno.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy más como Kant: jamás viajó "más allá de 150 km de Königsberg". Bueno, miento un poco. He estado mucho más allá de 150 kilómetros de Alicante. Pero entre Kant y Ferreira... soy más Kant, lo confieso :P

    ResponderEliminar
  5. emejota:

    ¡Quién sabe si no hayamos coincidido en el tiempo!
    A seguir reteniendo, y teniendo!

    pecado:

    La Graciosa la he visto desde Lanzarote, pero no he llegado a pisarla. Se veía tentadora.

    Radagast:

    Pues ya me das envidia con tu visión del eclipse. Siempre están lejos de donde estoy yo.

    Hugo:

    Se cuenta que Kant hacía llegar a su casa a los marineros de lugares remotos que llegaban al puerto para que le contaran cómo era el mundo. Eran los tiempos sin Google Earth.

    Saludos a tod@s.

    ResponderEliminar
  6. Madre mía, como dice uno de los anteriores comentaristas das envidia ;)
    No te llego ni a la suela de los zapatos ;)
    España creo que la conozco bastante bien, pero del extranjero tan solo, y estancias cortas, conozco Grecia (Creta), Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Francia y Reino Unido.
    Me tienes maravillado tocayo ;)

    ResponderEliminar
  7. Hombre, tocayo, no se trata de llegar o pasar de ninguna marca. A mi me da envidia tu viaje a Egipto. Muchas veces lo hemos considerado, pero no ha acabado de cuajar. Los emiratos también me tientan, a ver todo lo que se está cociendo por esos lares, que las noticias que nos llegan impresionan.

    Pongo estas confesiones de tanto en tanto para dar un toquecillo personal al blog, entre tanto método y paradoja.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Y te ves tan jovencito en las fotos, nunca pensé que eran de los años 40... jeje.

    Pues si has caminado tantas veces por está media isla de mis pasiones, no necesitas andar tanto, ya has visto el paraíso... sin haber muerto.

    Y cuando vuelvas, me das un toque. Aunque estuve medio año por tu zona, hasta final de noviembre, y no te di uno. Pero es que tiendo a ser de bajo perfil.

    Por cierto, que mi esposa es española, o catalana, ya me pierdo con eso...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto unos cuantos paraísos y la RD es uno de ellos. Ya te avisaré cuando vuelva.

      Eliminar
  9. "La Tierra es un libro y quienes no viajan en ella, sólo leen una única página” Esta frase escrita ya hace muchos años por San Agustín sigue expresando con claridad el sentimiento del viajero que necesita algo más que unas típicas vacaciones para desconectar y conocer un poco de geografía. El trotamundos de talante independiente que es capaz de incluso llegar a dejar una vida cómoda y segura tiene esa necesidad de leer ¡el libro completo! Esperó les agrade. Saludos.

    Fuente: luxury cruises galapagos

    ResponderEliminar