viernes, 12 de noviembre de 2010

El orden mundial

Obama propone que la India tenga un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. No me parece mal, siendo que tiene algo más de la sexta parte de la población mundial. Sin embargo, si se va a hacer una remodelación de este Consejo, propondría algo más ambicioso.

Cualquier propuesta de nueva configuración de este organismo debe contar con el beneplácito de sus actuales miembros, EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia. El poder de los miembros presentes reside en su condición de miembros permanentes y su derecho de veto, además de la influencia política que puedan tener sobre el resto de naciones. El poder puede verse limitado si, por vetar demasiados cambios, el resto de países busca una manera de organizarse que pase por encima del recalcitrante.

Así, mi propuesta sería que entraran como miembros permanentes países o grupos cohesionados de países que sumaran, digamos, un mínimo de 250 millones de habitantes. Solamente la India cumple este requisito como país en solitario, pero dejaría la puerta abierta a los países de Mercosur, de la ASEAN y de la ECOWAS o COMESA y quién sabe si de la Liga Árabe (debería convertirse en una unión económica primero). Japón podría ir pensando en una unión con Corea y con algún otro país de la zona.

Rizando el rizo, pero esto sería más difícil, los miembros actuales podrían comprometerse a cumplir las condiciones en un plazo de 10 años. Esto implicaría que Reino Unido y Francia serían sustituidos por la Unión Europea y Rusia por la EurAsEC (con Ucrania incluida). Para que esto fuera más digerible por todos, se podría proponer que, en los miembros permanentes del Consejo de Seguridad fueran grupos de países. De manera que EEUU debería estar como NAFTA y la India debería unirse con sus vecinos.

Otra organización mundial, del tipo G20 o OCDE, podría ser un club de estados democráticos, al que podrían pertenecer como observadores países en proceso de democratización. Tendría más autoridad moral que los dos antes aludidos a la hora de proponer políticas coordinadas, que podrían incidir en más cosas que los asuntos de mera coordinación económica.

Rizando también el rizo, pero esto sería más difícil, los estados de este club podrían hacer una lista de países según su falta de respeto a los derechos humanos y sistemáticamente presionar a los que estén los últimos de la fila, en lugar de hacerlo con el que diga el Bush de turno.

9 comentarios:

  1. Estás planteando el paso más importante para que la globalización sea un hecho funcional; no puede hablarse de un mundo supuestamente globalizado dandole las espaldas !a una parte del mismo mundo!

    "los estados de este club podrían hacer una lista de países según su falta de respeto a los derechos humanos y sistemáticamente presionar a los que estén los últimos de la fila, en lugar de hacerlo con el que diga el Bush de turno."

    Un comentario a este planteamiento sería redundancia.

    Tienes una visión política clara, aquella del individuo que no es pasivo; te felicito por ello.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Ups! disculpa que escribí el comentario desde mi otro blog, pero soy el mismo soy...

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes, tus comentarios están perfectamente identificados también desde tu nuevo blog.

    Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  4. En las relaciones internacionales, la fuerza es un elemento a no dejar de lado, tal como lo veo y las entiendo. La fuerza militar y la fuerza económica, que no suelen ir separadas cuando realmente tienen peso.

    Me parece difícil de aceptar y tengo por escasamente practicable el que un Estado miembro de las Naciones Unidas, Andorra por citar a uno, obtenga el liderazgo de otros cien Estados miembros y pretenda hacer valer su visión para afrontar problemas del Mundo a los que la organización decida aportar, por mayoría, un intento de solución.

    Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad disponen ahora, en mi opinión, no sólo de capacidad para vetar resoluciones del Consejo, disponen también del armamento nuclear que hace creíble su capacidad para influir en la marcha de los asuntos del mundo. No se puede tomar a broma su opinión por parte del resto de los Estados miembros, por muchas mayorías que exhiban en la Asamblea General un gran número de Estados miembros sin capacidad para imponer ningún acuerdo que no quiera ser voluntariamente cumplido.
    El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas consta actualmente de 15 miembros, sólo cinco de los cuales son permanentes: China, Francia, la Federación de Rusia,, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos de América
    Los otros diez miembros son elegidos para un mandato de dos años no prolongable por nueva reelección.
    Cada miembro del Consejo tiene un voto. Las decisiones sobre cuestiones de procedimientos son tomadas por el voto afirmativo de nueve de los 15 miembros. Las decisiones sobre todas las demás cuestiones por el voto afirmativo de nueve miembros siempre que incluyan los votos afirmativos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Esta es la regla de "el gran poder de la unanimidad", a menudo referida como el poder del "veto".
    La propuesta del presidente Obama para incorporar a la India, potencia nuclear, al restringido club de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad con derecho a veto, tropezará, entiendo, con la oposición de Pakistán y detrás suyo, con la de los países de la Liga árabe.
    Los cambios significativos en el Consejo de Seguridad son por ello difíciles de adoptar y muy lentos en su gestación.
    Todas las reflexiones teóricas sobre cambios en ese órgano pueden ser contempladas, lo que no significa que tengan - para mí - la menor viabilidad si son del tenor de la que le leo a usted, profesor Ferreira.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Io:

    Bienvenido al blog.

    Gracias por los detalles sobre la composición y organización del Consejo de Seguridad. En la entrada ya decía que las últimas medidas eran "rizar el rizo", con lo que me refería a su alto grado de improbabilidad en la situación actual.

    La entrada de algunos países grandes, que sean líderes en sus zonas geográficas no la veo imposible. India tendrá en contra a algunos países, pero no me parece imposible el apoyo e una mayoría suficiente. El problema mayor es el veto de China, quien tendría que ceder a cambio de algo. El caso de Brasil podría tener, incluso, más apoyos, si alguien lo propone seriamente.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Profesor, no tengo ni idea de dónde está la causa ni cual es el efecto asociado, en todo ese mundillo de las relaciones internacionales. No importa qué aspecto reclame mi atención, me pierdo sin remisión.

    Pero opino, inmoderadamente. Y me da que no soy el único en hacerlo.

    Hoy nos despachan esa noticia sobre cañoneos de parte de Corea del Norte sobre un enclave de Corea del Sur: muertos y más tensión en la zona.
    Ayer nos llegó la noticia de que la Defensa USA dispone de un nuevo satélite espía para vigilar desde arriba.

    Aparecen y reaparecen, una y otra vez, las exhibiciones de fuerza, de fuerza militar, en escenarios internacionales. Y algunos de los que comemos cada día, no sé si pocos o muchos, gastamos algo de nuestro tiempo en opinar sobre esas cuestiones y otras parecidas, sin que ello tenga mayor importancia en el devenir de los acontecimientos.

    Gracias por la acogida y por exagerar el interés de los datos que copié y pegué desde la web de NN.UU. Ha hecho rebosar mi ego para toda la semana.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola José,

    Coincido en que el sistema requiere cambios. Ya que apenas se ha modificado, siendo el resultado impuesto por las potencias vencedoras en la Segunda Guerra Mundial.

    Un ingrediente fundamental es el efecto disuasorio que como potencia nuclear tienen los miembros del consejo de seguridad. El tema económico me parece secundario, aunque no carente de valor, obviamente.

    Igualmente estoy convencido que ya habría habido una tercera, y cuarta guerra mundial por la disputa de los recursos estratégicos entre las potencias emergentes y las potencias tradicionales si no existiese el poder de la disuasión nuclear.

    Así que en un contexto en el que todos nos vemos obligados a ser "amigos", tu planteamiento es plausible, desde mi punto de vista. Este "frágil" equilibrio tiene los días contados ante unas fuentes de recursos finitos, y una población en constante ascenso y con una capacidad adquisitiva cada vez mayor.

    Esperemos por nuestro bien, que la ONU demuestre su operatividad, en los conflictos futuros a gran escala, y que deje de ser un lugar de disputas para transformarse en un lugar de encuentro.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil hacer contrafactuales convincentes, pero creo que hemos estado mejor con ONU que lo que hubiéramos estado sin ella, con todos sus defectos.

      Con todo, la esperanza no es un plan.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola José,

    Coincido en que la ONU es una necesidad aunque no funcione en muchos casos de forma efectiva.

    El plan ideal es que se acaben los paraísos fiscales, que la ONU establezca la Tierra como una zona de libre comercio, con una regulación fiscal y una en materia laboral únicas. Un sistema democrático "global".

    Que se acabe con los aranceles, crear un único sistema interbancario, explorar las posibilidades de una banca p2p. Una moneda única. La creación de nuevos instrumentos macro y micro económicos para ajustar una economía global en la que se fije como paradigma una renta básica y un techo de renta por persona física, etc, etc, etc.


    Planes hay muchos...aunque yo lo resumiría en crear un modelo global socio-económico y político lo más estable y sostenible posible. O como algunos autores afirman, domesticar la globalización.

    Un saludo y disculpar de antemano mi exceso de idealismo.

    ResponderEliminar