jueves, 22 de abril de 2010

No seas Cedro: Da y extiende.

Leemos en El País que Cedro avisa a las “universidades pirata”.

Lo de las universidades pirata es una gracia entrecomillada del articulista, así que pasémosla por alto. Para entendernos, Cedro es a la escritura lo que la SGAE a la música.

La directora general de Cedro no llama piratas a las universidades, pero sí dice que
“No se dan cuenta de que están perjudicando a la ciencia, al progreso y a ellos mismos, porque ellos también generan derechos de autor.”
La queja se refiere a la difusión masiva de obras escritas. Difusión que se da en forma de fotocopias, archivos electrónicos y bibliotecas, así como en forma de publicidad en las clases de las obras relevantes para la asignatura.

A la universidad española se le pueden criticar muchas cosas, pero querer que limite la difusión de obras es un gran disparate. La mayoría de las obras que se distribuyen en la universidad son artículos, revistas y libros de texto o de investigación. He trabajado en siete universidades distintas, me han invitado a dar seminarios a unas cuantas decenas en tres continentes y he conocido a colegas de más de un centenar entre congresos y visitas, y jamás he conocido a nadie que publique sus investigaciones o sus libros de texto por el lucro que puedan suponer las ventas de esos libros o artículos.

Para empezar, las publicaciones en revistas no dan un solo euro al autor. Los libros de investigación o de texto sí dan dinero, pero muy poco. Las razones casi exclusivas para publicarlos son el afán personal por crear o comunicar y el prestigio que un texto de éxito puede dar. Así, la creación no se verá alterada en lo más mínimo porque haya más o menos derechos de autor. La difusión, en cambio, se puede ver dañada con leyes que permitan a Cedro limitarla. Con la reducción de la difusión, los estudiantes y los investigadores tendrán dificultada su labor y su producción se verá mermada.

¿Y las editoras? Se nos dice que si no ganan, no publicarán, pero no es lo que sucede. Las publicaciones académicas ganan por las ventas institucionales a las bibliotecas universitarias (a precios ridículamente altos), por el presupuesto asignado por la universidad que las publica, por las cuotas de los socios pertenecientes a la asociación que las publica, por las cuotas de inscripción a los congresos que organizan, por las suscripciones personales y por el precio por enviar un artículo para su evaluación.

De todos modos, esto está cambiando. Las mismas tecnologías que permiten la copia permiten la publicación con muchos menos costes, y ya han salido multitud de revistas (electrónicas y en papel) que permiten la copia y que se autofinancian. Así que los dinosaurios pueden adaptarse perfectamente.

¿Universidades pirata? No, universidades que difundan sin límites.

13 comentarios:

  1. ¡Y pese a toda la difusión aún quedan tantos que siguen sin enterarse!

    ResponderEliminar
  2. No me entero de ná. Pues no se trata de difundir? de que cuánto más gente tenga acceso a la información, a los textos, mejor? que nomentero, que no

    ResponderEliminar
  3. Los cerdos son una plaga globalizada.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tiene el cerdo....digo el ser humano.
    ¿LLegará el día en que por publicar cositas de uno mismo en una herramienta como por ejemplo scribd, le multen a uno por no cobrar nada?, tiempo al tiempo....
    SAludos

    ResponderEliminar
  5. Te felicito por tu valentía José Luis F., y por posts como éste es que tienes un homenaje permanente en mi blog.

    La ley debe proteger personas, no ideas.

    ¡Que las ideas salgan a la arena, y que triunfe la mejor, sin ayuda del capital!

    ¿Soy un tanto cuanto incorrecto si es mi deseo expresar la muerte de los derechos de autor?

    ¡Bueno, digamos que deseo que se hagan lo más delgados y famélicos posibles, para que podamos ver a las personas a través de ellos!

    ¡Omnisalud y omni alegría! XD

    ResponderEliminar
  6. emejota:

    Así es. Tal vez quieran limitar la difusión para justificar que no se enteran.

    Nieves:

    Para la sociedad se trata de difundir. Para unos pocos, los que ganan por hacer las cosas mal, se trata de lo contrario.

    pecado:

    Los cerdos, los cedros,... En realidad ¡qué culpa tendrán!

    Jesús:

    Ya multan por no cobrar. Un ayuntamiento puede gastarse sus dineros en parques públicos, pabellones deportivos, teatros municipales y mil cosas más, pero no puede poner internet libre.

    Enrique:

    Tal vez seas un tanto políticamente incorrecto, pero estarás en lo correcto.

    Gracias y saludos a tod@s.

    ResponderEliminar
  7. En estos temas, como en tantos otros, no es raro dejarse llevar por los prejuicios y por las opiniones heredadas (malditos memes malignos).

    Reconozco que si un "adelgazamiento" de los actuales derechos de autor lejos de perjudicar favorece, lo cual parece ser evidente, la divulgación y difusión cultural, amén hermanos :P

    ResponderEliminar
  8. Ahora que me estaba "acostumbrando" a las impertinencias de la SGAE va y salen a la palestra nuestros amiguitos los CEDRO's.
    Qué paciencia hay que tener con las cosas que se escuchan y se leen.

    ResponderEliminar
  9. Hugo:

    Sí hay algo de memético en todo esto. Se ha vinculado demasiado la idea de la creación con la idea de la propiedad. Tanto, que políticos y juristas han interpretado las leyes de copyright y de patentes como continuación "natural" de la idea de propiedad. Nada más lejos de la diferencia entre la realidad física y económica que hay detrás de la propiedad de las cosas y de la imposible propiedad de las ideas.

    Esta confusión, llegada a ella tras caer durante muchos años por una pendiente deslizante, nos ha llevado a donde estamos, con esperpentos como la propiedad intelectual de los genes, la posibilidad de que Monsanto denuncie a quien le crezcan plantas suyas en su campo (por invasión, no por decisión), y ahora con limitar la difusión de la investigación.

    José Luis:

    Si es que es imposible acostumbrarse. Hemos creado un sistema en el que asociaciones privadas funcionan como policías vigilantes y quieren que todo el mundo (servidores de red, empresas de informática, Estado,...) sean cómplices. Todo para beneficio suyo y para perjuicio de todos los demás.

    ResponderEliminar
  10. Muchas cosas me molestan de la SGAE (en realidad casi todas) pero una de las que más es ésta que apuntas "...asociaciones privadas funcionan como policías vigilantes...". Cuando empecé a saber lo que era ciertamente la SGAE una de las peculiaridades de la misma que mas llamó mi atención fue ésa: ¿quién narices es la SGAE para cobrarme por algunas cosas? ¿Con qué derecho una entidad privada me pone coto y límites?

    ResponderEliminar
  11. La SGAE puede hacer eso porque es lo que le dice la ley que haga. La pregunta es en qué estábamos pensando para tener esas leyes.

    Un mercado en el que, para cobrar un servicio, hay que meterse de esa manera en la vida de la gente está pidiendo a gritos otra manera de hacer las cosas.

    ResponderEliminar
  12. jamás he conocido a nadie que publique sus investigaciones o sus libros de texto por el lucro que puedan suponer las ventas de esos libros o artículos

    Read more: http://todoloqueseaverdad.blogspot.com/2010/04/no-seas-cedro-da-y-extiende.html#ixzz2RBYCKCAH


    Se nota que no has trabajado en una universidad que yo conozco ;)

    ResponderEliminar