martes, 23 de octubre de 2012

Buenos argumentos sobre la circuncisión


Después de repasar los malos argumentos sobre la circuncisión encontrados en este artículo y discutidos aquí, toca ahora hacer una buena aproximación al problema.

La tentación de acogerse a un principio para deducir si está bien permitirla no lleva a ninguna parte. Uno dice "debe ser prohibida atendiendo al principio de la integridad corporal", sin embargo, como nos recordaba también Sacha en la anterior entrada sobre el tema, no tenemos problema en permitir los agujeros para los pendientes. Otro dice "debe ser permitida atendiendo al principio del respeto a la práctica religiosa", lo que también es falaz porque no permitimos cualquier cosa atendiendo a este respeto, como la discriminación o la ablación.

¿Cómo dirimir si la situación se parece más al caso de los pendientes o al de la ablación? He aquí unas cuantas consideraciones que hacerse antes de poder dar una respuesta:

-¿Hay un daño sustancial e irreparable? Como los daños no existen en abstracto sino en personas concretas, la medida del daño debe ser establecida por cada individuo. Los niños no están en posición de ponderarlo, pero los adultos sí. Los adultos que han sufrido el daño nos pueden ayudar. ¿Cuántos lo consideran importante? ¿Cuántos judíos o musulmanes quisieran no haber sido circuncidados?

-Lo anterior es solo el principio. Por seguir comparando: ¿Cuántas mujeres quisieran no haber sufrido la ablación? Si la respuesta fuera "ninguna". ¿Con qué criterio se podría prohibir en las sociedades donde se practica? (Sí habría un criterio para prohibirla en sociedades donde no se practica y donde ya hay leyes en contra de ese tipo de prácticas a las que deben atenerse sus habitantes.)

-En el caso de la ablación sí que encontramos muchas mujeres que quisieran no haberla sufrido o que quisieran que no hubiera la presión social para hacerla (es un requisito para el matrimonio, por ejemplo) para no tener que hacérsela a sus hijas. Cuando desaparece esa presión el daño ya no compensa ninguna otra consideración. También encontramos, creo, que las niñas que no han sufrido la ablación, cuando llegan a la mayoría de edad, no eligen operarse.

-¿Ocurre algo parecido en el caso de la circuncisión? ¿Hay muchos casos de hombres que quisieran no haber sido circuncidados o que quisieran que no hubiera esa presión social en forma de norma religiosa o de costumbre para así no tener que circuncidar a sus hijos? ¿Es posible, con educación o con el ejemplo, eliminar esa presión? (Hablo de la educación tal como la entendemos normalmente, no del adoctrinamiento específico en contra de esa práctica. Si la educación sirve de algo será para conocer la ciencia, la literatura,... y para desterrar la superstición.)

-Puede ayudar a entender mejor la ponderación del daño y la presión el saber qué hacen los niños que no han sido circuncidados y que se les permite la opción cuando son mayores de edad. ¿Quieren hacerlo? ¿Cuántos casos tenemos?

-A mi entender, de la contestación a estas preguntas depende en gran medida la actitud correcta que tomar en una sociedad democrática. Yo no me sé los datos. Con el "a mí me funciona" en la mano diré que he conocido a muchos judíos perfectamente arreligiosos que consideran nimio el daño, al nivel de los agujeros para los pendientes. No tengo ni idea de cuántos casos hay de padres que esperan a que decida el niño a los 18 años. Estoy dispuesto, claro está, a hacer más caso a datos que haya sobre el tema.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: El fin y los medios.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

16 comentarios:

  1. Saludos. Particularmente considero que la circuncisión no debe ser realizada en recién nacidos o niños muy pequeños, sino en adolescentes o adultos con capacidad de entender lo que sucede, sus beneficios y desventajas, y de tomar la decisión sobre su cuerpo, ya que existen tratamientos para los problemas que pudiesen encontrarse sin llegar a la cirugía, hay quienes la recomiendan por higiene, en estos días leí que decían que si es por higiene entonces se le deberían sacar los dientes para prevenir que restos de comida queden entre ellos, o si es por prevenir cáncer o enfermedades futuras, entonces debe extraérsele los pulmones o estómago para prevenir estos tipos de cáncer.. El prepucio tiene miles de terminaciones nerviosas que se eliminan al realizarla, y está allí por algo, sino no se naciera con él. Todo tiene su función, entre otros, de proteger el glande, ya que sin él el roce con la ropa interior incomoda. Además de tomar en cuenta que es el cuerpo del niño y es quien más adelante debería tomar la decisión, no debería ser decisión de nadie más, evitándole así incomodidades futuras, posiblemente hasta psicológicas, ya que el hecho de que le hagan sentirse diferente sin posibilidad de revertir dicho método quirúrgico, el cual no tuvo oportunidad de opinar y mucho menos decidir. Y hablo en mi nombre personalmente, y en el de miles que sufren psicológicamente y emocionalmente por esta situación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo:

      Gracias por tu opinión. Con todo falta saber si esos daños que mencionas son percibidos así o no por los que sufren la operación. Lo importante es si existen esos miles que sufren psicológica y emocionalmente esta situación frente a los que no les afecta de ninguna manera negativa. Que tú y yo pensemos que mejor se la hagan a la mayoría de edad poco importará si a casi nadie de los que la sufren les importa lo más mínimo.

      Eliminar
  2. Eso de que el "nino pueda elegir" es una falacia que intenta manipular la emocionalidad de los padres. La verdad es que los padres - cuando son responsables e informados - toman cientos de decisiones en pos del bienestar de un bebe o niño, tal como la ropa que usa, la dieta que ingiere, el idioma que habla, los valores inculcados, la educacion que se le da, las medicinas administradas, las vacunas, etc. La circuncision tiene docenas de argumentos (cientificamente probados, avalados por la OMS) a favor en lo medico e higienico. Es importante notar que los padres que no circuncidan a sus hijos tambien estan optando implicitamente a no darles a sus hijos esos beneficios.
    La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja la circuncisión porque previene el sida y varias otras enfermedades infecciosas. Más allá de las razones religiosas para circuncidar a un bebe, los motivos de higiene (la prevención de enfermedades muy molestas o graves) deberían ser más que suficientes para considerar que la práctica de la circuncisión a un niño no puede ser un delito ya que se realiza en su beneficio.
    No son equiparables la mutilación genital femenina (MGF), costumbre inadmisible desde el punto de vista de los derechos humanos, pues obedece al propósito sexista de privar a la mujer de la posibilidad de placer sexual, y la circuncisión masculina, que no afecta la sensibilidad del pene y, en cambio, lo protege de enfermedades. En la circuncisión no se mutila el pene: se le descorteza, y con eso no se limita ni se obstaculiza ninguna de sus funciones. Al contrario, se resalta sus caracteristicas y se lo libera para un mejor desempeño sexual.
    La persona que se siente "dañada" porque lo circuncidaron de pequeño lo siente asi no por su circuncision, sino porque generalmente son personas con trastornos de personalidad (paranoia, ansiedad, depresion, fobia social) que buscan chivos expiatorios para "culparlos" de sus males. Estas personas usualmente tienen varios otros "culpables" ademas de sus prepucios perdidos, y culpan a sus padres y a la sociedad por todas sus supuestas carencias, de todo tipo. Por lo tanto el problema no es la circuncision (es solo una de las manifestaciones asignadas por ellos), el problema real esta en sus mentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué mundo tan feliz el de los circuncisos. Ni una pega, oye y, si la hay, es que eres un trastornado. Así cualquiera.

      Un saludo, Charlie, y bienvenido al blog.

      Eliminar
  3. Es un lío debatir socio-culturalmente este tema.

    Si tienes un bebe varón y al hacer estudios el diagnóstico médico refiere una circuncisión, amén. Todo por su salud.


    "¿Cuántas mujeres quisieran no haber sufrido la ablación? Si la respuesta fuera "ninguna". ¿Con qué criterio se podría prohibir en las sociedades donde se practica? (Sí habría un criterio para prohibirla en sociedades donde no se practica y donde ya hay leyes en contra de ese tipo de prácticas a las que deben atenerse sus habitantes.)"

    Pues sabes que José Luis, sería una pena que la respuesta fuera "ninguna" porque indicaría que a occidente le faltan siglos de camino para llegar a esas sociedades.

    Saludos.






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las razones médicas para una mutilación (una pierna, un prepucio,...) están fuera del caso.

      No entiendo tu última frase. Yo me refería a mujeres que han sufrido la ablación y no manifiestan ninguna inconformidad con ese hecho. Algo que obviamente no tiene que ver con las sociedades occidentales, en las que no se practica sino en la ilegalidad y por una exigua minoría.

      Eliminar
  4. La gran mayoría de mutilaciones genitales se produce por motivos religiosos, no médicos. Lo que en principio pueden ser normas higiénicas, muchas veces se han acabando enquistando en creencias irracionales.

    Incluso la Royal Dutch Medical Association dice oficialmente que la circuncisión sin fines terapéuticos de los varones menores de edad constituye una violación de los derechos del niño a la autonomía y la integridad corporal. Literalmente dicen "Contrariamente a la creencia popular, la circuncisión puede dar lugar a complicaciones - hemorragia, infección, estrechamiento de la uretra y ataques de pánico son particularmente comunes".

    http://knmg.artsennet.nl/Publicaties/KNMGpublicatie/Nontherapeutic-circumcision-of-male-minors-2010.htm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al blog, Danko.

      Gracias por la referencia.

      Eliminar
  5. Sobre todo lo relativo a la historia, las justificaciones ('emic' y 'etic'), las variedades y las legislaciones religiosas y laicas, me permito recomendar muy vivamente la extensa obra de Sami Aldeeb (responsable del departamento de Derecho Árabe y Musulmán en el Instituto Suizo de Derecho Comparado).

    Para empezar, creo que es obligada la lectura atenta de su obra "Mutilar en nombre de Jehová" (y digo "lectura atenta", y no rápido y descuidado ojeo), de la que existe traducción al español, que se puede descargar aquí:

    http://www.sami-aldeeb.com/articles/view.php?id=64&action=spanish-circuncision-mutilar-en-nombre-de

    Sin embargo, si se lee francés, inglés o alemán, es posible encontrar varios de sus escritos sobre esta cuestión más actualizados, como este libro editado en francés:

    http://www.sami-aldeeb.com/articles/view.php?id=340&action=french-circoncision-masculine-et-feminine-debat-religieux-medical-social-et-juridique

    En su página electrónica oficial, se puede acceder a sus numerosísimas publicaciones:

    http://www.sami-aldeeb.com/sections/view.php?id=18&action=publications

    En otro orden de cosas, para conocer la opinión de adultos circuncidados que desearían no haberlo sido, puede comenzarse por esta página de una asociación norteamericana contra la circuncisión:

    http://www.nocirc.org


    (athini_glaucopis@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  6. La costumbre es precrstiana y preislamica, probablemente simboliza la castracion ante la divinidad, una sumision extrema. No olvidemos que las religiones arcaicas estaban muy centradas con la fertilidad, los reyes primitivos tenian cuernos como los bueyes que tiene el poder y la potencia sexual, incluso las coronas medievales son una estilizacion de estos cuernos.


    Se da mucha importancia a un acto con poco efecto practico, si la umanidad gastaria esta energia en otro aspeto de la salud del niño saldriamos ganando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al blog, Marco.

      Ciertamente tal vez no sea este el mayor problema en la sanidad infantil. Tampoco creo que le estemos dedicando una atención desmesurada.

      Eliminar
  7. Lo que haría falta es que antes de operar te contasen todo. Me dejé convencer por mi médico para operarme, y solo me decía que se pierde un poquito de sensibilidad. Ahora apenas siento nada de nada, lubricación durante el sexo inexistente, me cuesta muchísimo conseguir una erección parcial, no digamos una completa. Estoy totalmente desesperado, y lo único que me dicen los médicos es que espere otro año a ver si se recupera algo, pero que no creen...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu testimonio. Espero que, a pesar del pesimismo, dentro de unos meses puedas recuperar la plena funcionalidad.

      Eliminar
  8. Yo estoy circuncidado desde hace 2 ańos y sinceramente beneficios ninguno se pierde toda la sensibilidad y ami entender crea un desorden quimico en el propio cerebro,seria muy largo de explicar pero resumiendo seria como que el cerebro intenta reconocer esa parte que ahora ya no se siente por la falta de sensibilidad y esto evidentemente crea un conflicto en el dessarollo y vias de funcionamiento,esta demás decir que la emociones sexuales ocupan la mayor parte del tiempo del ser humano es más nos movemos sobre esa base,así que creo que decir que no afecta por mucho que lo diga la OMS creo que no tienen ninguna credibilidad poreso me da a pensar que los propósitos son algo políticos que están sobre los derechos de las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias también a ti, David, por tu testimonio. Con casos como el tuyo y del anónimo anterior parece que debería considerarse seriamente la posibilidad de no circuncidar hasta que la persona pueda dar un consentimiento informado.

      Eliminar