viernes, 27 de septiembre de 2013

Qué no dice el teorema de Coase (2)


Hemos visto qué dice el teorema de Coase y algunas de las cosas que no dice. Repasemos:

1. Dice: En ausencia de costes de negociación, las partes implicadas pueden solucionar eficientemente un problema de externalidades.

2. No dice: Cualquier problema de externalidades puede solucionarse mediante una negociación privada de las partes.

Sobre lo segundo vimos varios ejemplos, de los que unos tenían que ver con el número de individuos implicados y otros con el desconocimiento de los costes o preferencias de los demás. Hoy voy a introducir otra fuente de ineficiencia en la negociación privada. Para ello necesito recordar el problema sencillo que teníamos en la primera entrada, con un médico cuya clientela se veía reducida por la presencia en el edificio de una panadería.

Con los números que teníamos en el ejemplo lo eficiente era que el médico se fuera tanto si se le daba a uno u otro el derecho a quedarse. Si lo tenía el panadero, el médico prefería irse a otro sitio antes que pagar al panadero para que se fuera él. Si el médico tenía derecho a echar al panadero, este ganaba más pagando al médico para que se fuera y no le denunciara, de manera que ambos salían ganando. Consideremos este último caso: el panadero le paga al médico para que se vaya y el médico se va, pero al día siguiente aparece otro médico en el edificio con pretensiones de que el panadero le pague por irse. La cosa empieza a ponerse seria para el panadero: cada vez que se va un médico, aparece otro, atraído por la protección legal de quedarse y por los pagos del panadero. Si el panadero anticipa que sus pagos a nuevos médicos nunca tendrá fin, optará por irse y tendremos una situación ineficiente.

Y aquí hemos dado con otra circunstancia en que no se aplica el teorema de Coase. En un mundo estático no hay consideraciones para estas entradas oportunistas en el juego, y este mundo era el lugar de aplicación del teorema. En cuanto introducimos esta componente dinámica introducimos también incentivos perversos para acciones de búsqueda de rentas ineficientes.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Al monte se va con botas. Cómo no enseñar Filosofía.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada