sábado, 7 de enero de 2012

Televisiones públicas


En el debate sobre la televisión pública y su financiación echo de menos que se hable de lo que creo es más importante (casi lo único importante): qué ofrece la televisión pública que no ofrezca la televisión privada. Solo así estaremos en condiciones de ponderar si merece la pena o no lo que nos cuesta.

He aquí algunas cosas que se me ocurre que podrían hacer:

-En las autonomías con lengua propia, ofrecer un servicio de normalización lingüística que aprovecha un tanto por cierto de la población.

-Informativos y debates menos sesgados que las privadas.

-Programas de más calidad que las privadas.

Ahora veamos la programación de las televisiones púbicas y evaluemos si ofrecen eso. Yo veo la programación de TVE1, por ejemplo, y apenas encuentro nada de lo anterior. Sí ofrece informativos y debates menos sesgados que la media de las privadas, pero programas de más calidad que lo que se encuentra en las privadas, poco. Hay en la programación películas, series y eventos deportivos que podrían darse en cualquier canal. El espacio que ocupan los documentales y programas culturales es escaso. Lo último que he visto son partes del especial de nochevieja y no había nada que no se pudiera ver en cualquier otro canal. La misma música de siempre, como servicio público podría haber mostrado algo más de variedad en la música, alguna canción en catalán, qué sé yo, pero ni por asomo.

TVE2 ofrece programas más especiales, música, documentales, alguna cosa cultural, muy poca ciencia, pero con menor audiencia (y también menos coste).

TVE internacional ofrece un servicio a los españoles fuera de España, pero su programación (al menos cuando la he visto en el pasado) es de llorar.

RNE1 ofrece alguna tertulia que otra menos sesgada, por lo demás, no hay apenas nada que no se encuentre en las demás emisoras.

RNE2 y RNE3 son una bendición de emisoras. Seguramente a coste muy bajo, aunque con baja audiencia también.

Creo que la orquesta de la radio y televisión públicas también está en los presupuestos que se manejan cuando se habla de la financiación.

Todo lo anterior (más algunos canales y emisoras más) por 1.200 millones de euros (antes del recorte a 1.000, que no sabemos qué programación nos traerá), es decir, 26 euros al año por habitante.

En Telemadrid, la otra pública a la que tengo acceso, los informativos y debates son más sesgados que los de las privadas, mientras que el resto de la programación es completamente indistinguible de la que se encuentra en cualquier otro sitio. Creo que anda por los 169 millones de gasto al año (no sé si de presupuesto), también 26 euros al año por habitante.

En total, un madrileño paga 52 euros al año por sus televisiones públicas. Un hogar de cuatro miembros estará pagando, de media, unos 208 euros al año.

¿Algo más? ¿Merece la pena?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada