sábado, 18 de febrero de 2017

Los efectos de la incertidumbre en la economía (1)

Esta es la primera parte de la versión en español de mi artículo de enero en Mapping Ignorance.

Este artículo resume el trabajo de Baker, Bloom y Davis (2016) [1] publicado en el último número del Quarterly Journal of Economics.


A la economía no le gusta la incertidumbre. O así dice una frase repetida a menudo por los agentes económicos. El análisis económico ha formalizado esta idea al menos desde los trabajos teóricos de Friedman (1968) [2] y Bernake (1983) [3]. Estos y otros autores encuentran efectos dañinos en el crecimiento y la inversión de la incertidumbre en las políticas monetarias, fiscales y regulatorias. Las fuentes de incertidumbre no se limitan a las políticas gubernamentales; el precio del petróleo, la amenaza de guerra o la inestabilidad política también generan incentivos para que las empresas retrasen sus decisiones de inversión y contratación, y también para que los hogares recorten el gasto como medida de precaución. Cuando la incertidumbre desaparece también lo hacen estas decisiones cautelares. Sin embargo los modelos económicos, incluyendo los más modernos, encuentran efectos negativos y relaciones entre la incertidumbre política y la volatilidad de los mercados de valores, entre otros efectos, de manera que la reversión de las decisiones no contrarresta por completo el primer efecto negativo. La literatura empírica sobre este tema es bastante reciente. Por ejemplo, Julio y Yook (2012) [4] encuentran que la inversión cae cuando hay elecciones generales, Durney (2010) [5] encuentra que las inversiones empresariales responden menos a las cotizaciones bursátiles en años electorales, Brogaard y Detzel (2015) [6], que la incertidumbre política reduce los rendimientos de los activos, y Handley y Limao (2015) [7] muestran que la incertidumbre en la política comercial retrasa la entrada de empresas.

Baker et al. (2016) [1] presentan un trabajo más ambicioso. Primero desarrollan un índice de incertidumbre económica que no es específico para una forma de incertidumbre, y a continuación muestran evidencias de que cómo los resultados a nivel de empresa y agregados evolucionan en los picos de incertidumbre política.

Los autores construyen el índice de incertidumbre política (EPU, según sus siglas en inglés) para los años 1985 y posteriores en los EE.UU. Para ello miden la frecuencia con la que grupos de palabras clave aparecen en los periódicos (por ejemplo, buscan artículos que contienen la palabra “economía”, “incertidumbre” y alguna de las palabras “Congreso”, “déficit” y alguna otra). El índice se extiende hacia atrás en el tiempo usando los archivos de los seis mayores periódicos y con él destacan el Gold Standard Act de 1900, los comienzos de las guerras más importantes, la conferencia de Versalles, la introducción de las nuevas y más importantes medidas de los presidentes Hoover y Roosevelt, las elecciones presidenciales más reñidas, los ataques terroristas del 11/9 y los debates sobre el techo de deuda, entre otros acontecimientos. El índice también muestra una tendencia al alza desde los años 60. Con una metodología similar también construyen índices para otros 11 países. Finalmente, los autores desarrollan índices para categorías de políticas específicas en los EE.UU. usando criterios más restrictivos de búsqueda, como seleccionando “salud”, “cuidados sanitarios” y “hospital” como palabras clave adicionales para centrarse en la incertidumbre en el sector sanitario.

Para comprobar la robustez de los índices, primero se contrastan con los índices ya existentes cuando estos se aplican y también con otras medidas de incertidumbre política. También comprueban que si índice está sesgado hacia periódicos de izquierda o derecha las diferencias serían, en todo caso, pequeñas. Una última prueba compara el índice desarrollado automáticamente con un índice generado por inspección humana de 12.000 artículos seleccionados aleatoriamente entre los periódicos más importantes. Se encuentra una gran correlación entre los dos índices y las pequeñas discrepancias no están correlacionadas con el crecimiento del PIB ni con los niveles del EPU.

(Continúa aquí).

Referencias

1. Baker, S.; Bloom, N., y Davis, S. 2016. Measuring economic policy uncertainty. Quarterly Journal of Economics 131:4, 1593-1636.

2. Friedman, M. 1968. The Role of Monetary Policy. American Economic Review 58, 1–17.

3. Bernanke, B.S. 1983. Irreversibility, Uncertainty and Cyclical Investment. Quarterly Journal of Economics 97, 85–106.

4. Julio, B., y Yook, Y. 2012. Political Uncertainty and Corporate Investment Cycles. Journal of Finance 67, 45–83.

5. Durnev, A. 2010. The Real Effects of Political Uncertainty: Elections and Investment Sensitivity to Stock Prices. Working paper, McGill University.

6. Brogaard, J., and Detzel, A. 2015. The Asset Pricing Implications of Government Economic Policy Uncertainty. Management Science 61, 3–18.

7. Handley, K., and Limao, N. 2015. Trade and Investment under Policy Uncertainty: Theory and Firm Evidence. American Economic Journal: Policy 7, 189–222.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Buenas y malas cuentas.
Y también: Cómo cargarse el sistema público de pensiones aun sin querer.
Hace tres años en el blog: Cinco años.
Y también: Análisis de una propuesta para cambiar la banca.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada