jueves, 13 de octubre de 2016

Elecciones con una y con dos vueltas (1)

Esta es la primera parte de la versión en español de mi artículo de septiembre en Mapping Ignorance.


Consideremos un país con dos partidos de izquierdas y dos de derechas. En cada lado del espectro político uno de los partidos es radical y el otro es moderado. Consideremos también que los moderados atraen a más votantes que los radicales. Para fijar ideas, consideremos que el porcentaje de simpatizantes es 15, 33, 30 y 22, de izquierda a derecha. En esta situación, un sistema de mayoría simple a una vuelta para elegir un representante (presidente, alcalde,…) resultará en la victoria del candidato del partido izquierdista moderado (con el 33% de los votos) siempre y cuando los votantes voten por su candidato más preferido. El resultado final dependerá de cómo los votantes radicales en ambos lados sopesen sus preferencias por un candidato cercano a su ideología y con alguna probabilidad de ganar (el moderado) y el deseo de apoyar y dar visibilidad a su opción preferida (el radical).

En un sistema a dos vueltas, donde los dos candidatos más votados son seleccionados para competir en una segunda ronda, los radicales pueden mostrar el apoyo a sus candidatos en la primera y ser más proclives a votar (en lugar de abstenerse) por el candidato moderado en la segunda vuelta, puesto que el candidato radical ya no es una opción en ese momento. 

Tras analizar estos aspectos estratégicos, Massimo et al. (2016) [1] concluyen que “si el electorado está polarizado y los partidos moderados son grandes, el sistema a doble vuelta permite a los candidatos moderados seguir adelante con su plataforma electoral sin ser forzados a coaligarse o comprometerse con sus vecinos extremos. Intuitivamente, con una ronda y voto sincero los extremistas pueden amenazar con causar una derrota del candidato moderado si rehusa a formalizar una alianza. En el sistema de doble vuelta esta amenaza no es creíble, siempre y cuando un número suficiente de votantes extremistas estén dispuestos a votar por el candidato moderado más cercano a ellos en la segunda vuelta”. 

Los autores encuentran tres predicciones susceptibles de comprobación empírica según este modelo
  1. Las elecciones a doble vuelta aumentan el número de partidos políticos en comparación con las elecciones a una sola vuelta.
  2. Los partidos extremistas serán menos proclives a coaligarse o fusionarse con los moderados en el sistema de doble vuelta.
  3. La moderación política es mayor –y la volatilidad, menor– en el sistema de doble vuelta. 
Para comprobar estas hipótesis los autores toman un experimento natural en las elecciones municipales de Italia. En 1993 Italia cambió la manera en que se elegían alcaldes. Hasta ese momento todos los municipios usaban el mismo mecanismo, básicamente un sistema parlamentario, donde los concejales eran elegidos según una regla proporcional y el alcalde era elegido por los concejales. Desde 1993 el sistema cambió a uno de mayoría simple, con una ronda para los municipios de menos de 15.000 habitantes, y con doble vuelta para los de más. Más concretamente, en los municipios con menos de 15.000 habitantes la lista con más votos gana 2/3 de los concejales y el resto de listas se reparten proporcionalmente el otro tercio. En los municipios con más de 15.000 habitantes, en la primera ronda se votan con dos papeletas, por una parte se vota al candidato para alcalde y por otra la lista del partido de donde saldrán los concejales. Si una candidatura para alcalde tiene más del 50% de los votos, sale elegida. Si no, las dos más votadas se enfrentan en una segunda ronda en la que solo se vota para la alcaldía.

(Continúa aquí.)

Referencias:

1. Bordignon, M.; Nannicini, T., y Tabellini, G. 2016. "Moderating Political Extremism: Single Round versus Runoff Elections under Plurality Rule.” American Economic Review 106(8), 2349–2370.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Las expectativas racionales de Sargent.
Y también: El método clínico.
Hace tres años en el blog: ¿Es inconsistente la idea de progreso moral?
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada