viernes, 18 de marzo de 2016

La situación estratégica de los partidos en este momento


Seguimos esperando que los partidos en el parlamento nos den, por lo menos, un pacto de investidura. Incluso si uno piensa que se repetirán las elecciones no queda más que esperar hasta primeros de mayo y, con la espera, la posibilidad de un pacto a última hora. De hecho, si hay un pacto, será muy probablemente así, a última hora, dada la necesidad de cada grupo de marcar distancias todo lo posible. Como en las entradas anteriores me interesa responder a la pregunta sobre en qué situación estratégica está cada partido.


PP: A estas alturas creo que ya todo el mundo en el PP reconoce que la falta de iniciativa de Rajoy les ha dejado en una mala posición. Las encuestas prevén una ligera caída, manteniéndose todavía a distancia del PSOE, de repetirse elecciones. Esto es lo contrario de lo que podían pensar tras el 20D, donde las dificultades de formar mayorías y la distancia sobre C’s hacía pensar que podrían aglutinar el voto de la derecha en caso de repetición. Para colmo, todas las noticias sobre el PP son sobre casos de corrupción y la reciente llamada del Cogreso para el control del gobierno les vuelven a dejar en mala posición. El caso es que ahora nadie piensa eso, de manera que la repetición de elecciones no es una buena salida para el PP, pero tampoco lo será apoyar el pacto PSOE+C’s. Me da que el PP seguirá en el limbo sin saber qué hacer y contentándose con no perder mucho si volvemos a las urnas. Oigo hablar de la posibilidad de que Rajoy se retire ahora mismo. Esto podría hacer que C’s apoyara la investidura de otro candidato, pero el PSOE no estará por la labor. Tampoco veo fácil que se retire si hay nuevas elecciones. Sería reconocer el error sin tiempo para convencer a la ciudadanía que ya está solucionado para mejor. En esa tesitura creo que perderían más votos por esta causa que los que ganarían por aquellos que no les votaban porque el líder era Rajoy. Su mejor baza pasa por que en unas nuevas elecciones PP+C's se acerquen a la mayoría absoluta.
PSOE: La indolencia de Rajoy le dio una oportunidad inesperada. Al amagar con Podemos tras el 20D, para escándalo de algunos barones, consiguió mostrar que las líneas rojas de ese partido eran inasumibles (súper-vicepresidencia, referéndum,…) y dotarse de argumentos para señalarlos como culpables de la falta de acuerdo. No digo que sean buenos o malos argumentos, solo que ha conseguido tenerlos. PSOE y C’s eran los que podían esperar menos apoyo si se repetían elecciones. Han conseguido dar la vuelta a las expectativas llegando a un acuerdo muy fácil de aceptar por la mayoría de los españoles y, desde luego, pensando en el votante mediano, a quien ambos pueden atraer y a quien ni PP ni Podemos pueden acercarse en la situación actual (cuando tuvo su última mayoría absoluta, el PP sí incluía al votante mediano o, por lo menos, estaba muy cerca de él). Las torpezas del PP (vide supra) y de Podemos (vide infra) han hecho el resto. Sánchez ha conseguido mostrarse como líder capaz de evitar el hundimiento del PSOE, por lo menos a corto plazo, y de mostrar que su partido es necesario para el gobierno y que, además, es capaz de negociar y llegar a acuerdos.


Podemos: Tras las elecciones no supieron aprovechar el momento. Se habló del referéndum de Catalunya, de la súper-vicepresidencia que pedía Iglesias, de la colocación de sus parlamentarios en el Congreso, de la petición de cuatro grupos parlamentarios, de la división de pareceres en las confluencias, del paso de Compromís al grupo mixto,… pero nada de políticas económicas o sociales. Y encima el PSOE+C’s cobran la iniciativa y toda la atención mediática con su pacto. Las encuestas los ponen ligeramente a la baja, así que tampoco esperarán ganar nada de una repetición de elecciones. Si a eso se une la posibilidad de que las confluencias vayan por libre y que allí donde fueron con IU estos decidan ir con sus siglas, las perspectivas no son buenas. Su única baza en caso de repetirse los comicios será si se junta con IU. Si sucede será dándole bastante protagonismo, que es lo que reclamará IU. No sé si esto será suficiente para que alcance un acuerdo a última hora con PSOE+C’s. (No, nunca será solo con PSOE, que no suma mayoría.) Sus posibilidades de consolidar o mejorar posiciones está en mostrar que la razón de la falta de acuerdo es del PSOE. Seguir diciendo que hay mayoría de izquierdas cuando no la hay podía valer en momentos de confusión, pero a estas alturas poca gente se lo cree. Las noticias sobre las divisiones y purgas internas de los últimos días los van a dejar tocados y en mala posición para exigir demasiado en ningún posible acuerdo o para dar una buena imagen en una repetición de elecciones.


Ciudadanos: Ya desde las autonómicas y municipales vimos que su estrategia pasaba por mostrarse como un partido no solo reformista, sino confiable para facilitar el gobierno. Su apoyo al PSOE en Andalucía y al PP en Madrid son los casos más sonados. Tenía que distanciarse del PP y lo ha conseguido con su acuerdo de investidura con el PSOE y gracias a la pasividad de Rajoy. La ligera tendencia al alza en las encuestas parecen confirmar lo acertado de su estrategia, por lo menos a corto plazo. Tras el acuerdo con el PSOE no creo que vayan a cambiarlo por uno con el PP si Rajoy decide presentarse a la investidura. No serviría para nada y darían una imagen pésima. Pueden intentar dos cosas: que PP y PSOE acepten un pacto a tres o que Podemos se acerque al pacto que ya tiene con el PSOE. Lo primero no lo querrá el PSOE, lo segundo será difícil de aceptar para C’s si implica que Podemos entre en el gobierno. La posibilidad de que PP+C’s tenga mayoría si se repiten las elecciones juega a favor de que C’s ya no quiera nada más de estas negociaciones, que habrían cumplido sus objetivos para este partido.


La gran mayoría de los votantes quiere que haya un gobierno y quiere estabilidad. Es cierto que hay muchos españoles que querrían poner un listón muy alto para la formación de este gobierno y que están dispuestos a ceder poco para participar. Pero también es cierto que esta actitud no es la mayoritaria entre los españoles y que, incluso si lo es entre los simpatizantes de algún partido, difícilmente ese partido atraerá más apoyos de los que ya han obtenido si mantiene una imagen de poca flexibilidad.

Entonces, ¿qué va a pasar? Difícil prever, solo me atrevo a decir que las probabilidades de que el pacto PSOE+C’s sea el núcleo de un acuerdo no van a hacer sino aumentar a no ser que C’s se vaya desmarcando tras la convocatoria de elecciones y apueste por la mayoría PP+C’s.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: La economía de la discriminación (1).
Hace tres años en el blog: Cuentos de la lechera austriacos y planes de pensiones.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

2 comentarios:

  1. Pensando en términos psicológicos se impone un cambio generacional en los partidos. El líder del psoe y el de podemos no solo han dado signos de desgaste sino de incompetencia. Para mi que existen acuerdos subliminales y seguramente inconscientes entre Sorayita y el más inteligente de todos los lideres: el de ciudadanos. Tiempo al tiempo, se verá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuntada queda tu percepción del asunto. Iremos viendo.

      Eliminar