domingo, 6 de diciembre de 2015

Quién gobernará tras las elecciones


Según las medias de sondeos de Kiko Llaneras, el valor mediano de las estimaciones de escaños para los cuatro partidos con más escaños según los sondeos es:

PP       116
PSOE   83
C’s       67
POD     41

Según las preferencias de coaliciones del barómetro del CIS de julio de 2015 (ver la figura de arriba), podemos ordenar las afinidades de cada partido por los demás de la manera siguiente:

PP
PSOE
C’s
POD
C’s
POD/C’s
PP/PSOE
PSOE
PSOE
C’s/POD
PSOE/PP
C’s/PP
POD
PP
POD
PP/C’s

La primera columna dice: el PP se prefiere primero a sí mismo, luego a C’s, después a PSOE y, finalmente, a POD.

La segunda columna es más complicada, porque las preferencias de los simpatizantes del PSOE están dividas entre POD y C’s, con ligera ventaja para POD en el barómetro del CIS. Así que la columna señala las dos posibilidades. Las demás columnas se leen de manera semejante.

Veamos qué estrategias de votaciones para la investidura son estables. Examinaré solo los casos más probables. Para ello asumiré un par de cosas: (i) Si dos partidos se ponen de acuerdo y tienen la mayoría entre estos cuatro (porque algún otro se abstenga, por ejemplo), no tendrán problemas con los partidos minoritarios. (ii) Los partidos prefieren que haya un gobierno antes que forzar elecciones, excepto si el gobierno es del partido menos preferido (en caso de POD, de los dos menos preferidos).

Caso 1: Todos se votan a sí mismos y en contra de los demás.

Este perfil de estrategias implica nuevas elecciones y es inestable. C’s preferiría cambiar y votar al PP (o PSOE, en caso de que haya ganado simpatías desde julio) y conseguir un resultado mejor que nuevas elecciones, mientras que POD preferiría votar al PSOE por lo mismo.

Caso 2:  Todos se votan a sí mismos y en contra de los demás, excepto C’s, que vota a PP (o PSOE en caso de haber ganado simpatías).

Esta situación es estable. Ningún partido puede mejorar el resultado si cambia su estrategia y C’s, que es quien cede, perdería según sus preferencias.

Caso 3: Todos se votan a sí mismos y en contra de los demás, excepto POD, que vota al PSOE.

Esta situación no es estable si C’s prefiere al PP, pero es estable si prefiere al PSOE.

Caso 4: Todos se votan a sí mismos y en contra de los demás, excepto PSOE, que vota a C’s.

Esta situación es estable. Será difícil a no ser que C’s se acerque mucho al PSOE.

Caso 5:  Todos se votan a sí mismos y en contra de los demás, excepto PP, que vota a C’s. 

Esta situación es estable, pero todavía más difícil que la anterior.

Caso 6: Todos se votan a sí mismos y en contra de los demás, excepto PSOE, que vota a POD.

Esta situación es inestable: C’s ganaría votando al PP.

Resumen: Gobierno del PP con apoyo de C’s o gobierno del PSOE con apoyo de C’s o con apoyo de POD (y abstención de C’s). Si no yerran mucho las encuestas, no hay más. Es prácticamente imposible que C’s no apoye activamente a PP o pasivamente a PSOE. La pelea de aquí a las elecciones está entre el PSOE y C’s por ver cómo queda la ventaja que le saque el PSOE a C’s (que además le acercará al PP). PP y POD tienen poco margen de mejora.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: ¿Qué entendemos por sanidad pública?
Hace cinco años en el blog: Xabier Lete.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada