lunes, 29 de mayo de 2017

Reflexiones en torno al referéndum catalán


He dicho en más de una ocasión que si en Catalunya (o en Euskadi) una mayoría de la población desea la independencia de manera persistente, es mi opinión que debería articularse la manera de que se llevara a cabo. Pensar lo anterior no me impide ver las dificultades de que tal cosa suceda, ni las malas argumentaciones o estrategias desarrolladas en el lado de los independentistas o las buenas desarrolladas en el lado no independentista (y viceversa). Apuntaré en esta entrada las dificultades a la hora de plantear e interpretar resultados en un referéndum.

Hoy por hoy, la independencia de Catalunya es imposible sin cambiar la Constitución para reconocer esa posibilidad. Al decir esto descarto la secesión por la fuerza (como Kosovo) o el mantenimiento de una independencia de hecho aún sin ser declarada (como Taiwán). En las circunstancias más proclives a permitir la independencia esto implicaría:
  1. Un primer referéndum para conocer si hay una mayoría de catalanes a favor de la independencia.
  2. Una propuesta de cambio en la Constitución para permitir la independencia de Catalunya (y, seguramente, de otras comunidades autónomas).
  3. Un segundo referéndum en toda España para aprobar la nueva Constitución.
  4. Un tercer referéndum para que en Catalunya se acepte la independencia según los acuerdos que haya habido entre el Gobierno central y la Generalitat.
El primer referéndum (presumiblemente están pidiendo desde la Generalitat) solo sería para empezar a hablar. Fijémonos qué distinto sería ese referéndum respecto de otros, donde el Gobierno tiene potestad para legislar lo que salga de él (la adhesión a la OTAN, la inclusión de una provincia en una comunidad autónoma o la aceptación de la Constitución Europea, por poner unos ejemplos). Esta característica del primer referéndum hace que sea difícil interpretar su resultado, puesto que mucha gente puede votar a favor de la independencia a pesar de no quererla, y solamente como manera de presionar para que el gobierno central favorezca a esta comunidad (con mayores competencias, inversiones o mejor financiación). Ya sé que la única interpretación oficial es la literal, pero importará saberlo (miremos cómo se nos quedó el Brexit).

Según la Constitución actual, el referéndum solo puede ser convocado por el Gobierno. Hay quien dice que no puede hacerlo porque no se puede preguntar por algo ilegal o porque se trata de un tema de soberanía que afecta a todo el país. Sin embargo, puesto que todos los referéndums son consultivos y puesto que las consecuencias de un resultado a favor de la independencia no implicarían su reconocimiento sino una propuesta de cambio constitucional que luego sería refrendada o no por el conjunto de España, no veo impedimentos legales.

El referéndum sería posible. Para los independentistas sería, además, deseable por razones obvias. Para los no independentistas puede no serlo por no querer dar pasos hacia la independencia, pero he dicho que me ponía en el caso más favorable a permitir la independencia. Aun así, un gobierno central abierto a dejar decidir a los catalanes puede pensar que el referéndum no se está solicitando con un respaldo suficiente a favor de la independencia porque no los partidos que apoyan la independencia no tienen mayoría de votos o porque parte de quienes se manifiestan a favor de la independencia en realidad quieren forzar más autogobierno. Incluso si eso no es así y la mayoría está clara, también puede pensar que implicaría abrir un cambio constitucional que nunca será refrendado y solo llevaría a crear divisiones y frustraciones. Por supuesto, también el gobierno central puede no querer el referéndum para poner las cosas difíciles y forzar que la mayoría catalana acepte otra solución o por cualquier otra razón, pero recuerdo una vez más que estoy en el caso más proclive al referéndum.

En el caso de haber sido el primer referéndum favorable a la independencia, el segundo referéndum es lo más problemático de todo. Cualquier intento de independencia de Catalunya debe pasar por su aceptación en el resto de España. Eso implica, creo yo, que la mejor acción política por parte de los independentistas es aquella que se refiera a conseguir esta aceptación. De un par de años a esta parte, esta ha aumentado si la medimos por los apoyos que consiguen los partidos que aceptarían una voluntad clara y persistente por la independencia entre los catalanes. Con todo, la suma de Unidos Podemos y partidos nacionalistas de otras comunidades está lejos de constituir un apoyo mayoritario, como por otra parte indican también las encuestas. Sabiendo esto, ¿cuál sería el propósito de forzar el primer referéndum cuando claramente no se pasaría el segundo? Dicho de otro modo: un resultado positivo en el primer referéndum ¿hará que aumente el apoyo a permitir la independencia catalana en la sociedad española? ¿lo hará más que otro tipo de acciones? Yo no lo sé.


El tercer referéndum es el más fácil y claro. Ese sería el equivalente a los referéndums de Quebec y Escocia y no el primero. A pesar de que, como siempre, pueda haber quien vote a favor o en contra no porque sea esa su preferencia sino como premio o castigo a quien sea, confrontada la sociedad catalana con la elección definitiva, no hay mucho espacio al voto estratégico, aunque sí al vértigo (como en Quebec o Escocia). Sí es sí y no es no. Bueno, no exactamente. Si, por ejemplo, se pone la condición de que no habrá un segundo referéndum hasta unos años después en caso de que salga el no o que deberá haber uno segundo de ratificación al cabo de pocos años si sale el sí, el campo para el voto estratégico aumentará. Me permitiréis que no me extienda en ello al ser una posibilidad lejana y llevar escritas casi mil palabras.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Huelga en la enseñanza.
Y también: Manifiesto por la Educación.
Hace tres años en el blog: A quién votar (2).
Y también: Sobre el palo al bipartidismo.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

7 comentarios:

  1. Yo creo que el punto 2 y 3 son bastante claves. Cuando los partidos nacionalistas españoles hablan de cumplir la legalidad para impedir un referéndum tienen razón, pero el motivo en si no es tanto la constitución que podría llegar a reformarse, sino que ellos no tienen ningún interés en permitir eso y por lo tanto cualquier intento de cambiarla es inútil, al menos con el panorama político actual.

    ResponderEliminar
  2. El apunte de Ferreira es impecable en la serenidad con que analiza los aspectos formales de la realidad, pero el fondo es algo más turbio, como corresponde a las comunes pasiones humanas.
    .
    El núcleo duro de la cuestión es que el bloque nacionalista español de PPSOEC's, que jamás de los jamases en el Reino de España va a bajar de 200 diputados, también jamás de los jamases va a permitir la segregación pacífica de una parte del territorio por motivos tanto pragmáticos como profundamente ideológicos. Esto condena a los catalanes a una situación de permanente minoría en las decisiones sobre sus propios intereses en su propio país (como a los manchegos, se me dirá, pero es que los manchegos no reclaman plantean la independencia o algo similar).
    .
    ¿Esta es una situación compatible con la democracia? Bueno, se puede tergiversar lo que se quiera la palabra "democracia" para acabar respondiendo que sí.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo y Juan Prim:

    Del nulo interés de los partidos estatales por la independencia de Catalunya se sigue que en el corto plazo la independencia es imposible. En mi opinión, la baza de los independentistas es hacer que la independencia sea algo aceptable a la opinión pública española. Para ello deben mostrar que el deseo de la independencia es mayoritario y estable en el tiempo, y tal cosa está lejos de mostrarse todavía, por lo que en ningún caso se conculca la democracia. Es una condición necesaria, pero no suficiente. Cuando suceda, si sucede, y la mayoría política española no acceda a permitir esa opción se podrá discutir si es o no una actitud democrática.

    Si sucede eso, planteo lo que he dicho también en alguna ocasión: en el largo plazo, ¿quién se cansará antes, los españoles de tener a los catalanes a la fuerza o los catalanes de querer la independencia? Todo eso sabiendo que a medida que el tiempo avance la independencia es más inconsecuente en el ámbito europeo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ''ello deben mostrar que el deseo de la independencia es mayoritario y estable en el tiempo, y tal cosa está lejos de mostrarse todavía''. Bien esto es razonable y yo opino parecido.Una independencia con el 49 % de los votos parece poco etica para empezar a hablar. Sobre que este lejos de crecer el indepedentismo discrepo: si observas el incremento pectacular en los úlitmos años (los de la mal llamada crisis), pudieras estimar que de persisitr el estancamiento y la desigualdad económica-también entre region centro y periferia- y que parece lo más probable según la tendencia desde 3 décadas atras), solo será munición para par el cabreo independentista.
      A corto plazo,¿como demonios podra evitar el Gobierno de Rajoy el referendum del 1 de Octubre? ¿como podrá hacerlo sin aumentar ese cabreo?. Yo no lo veo. Nada.

      Eliminar
  4. "¿quién se cansará antes, los españoles de tener a los catalanes a la fuerza o los catalanes de querer la independencia?" esta làpida sobre nuestra cabeza, porqué a eso suena a una catalana, da pie a la terrible situación donde nos dejará esta España. Si conseguimos la independencia -personalmente sólo tengo fe en la DUI, se que España jamás nos permitirá ni tan siquiera preguntarlo-, si la conseguimos, este período de castigo económico pasará, puesto que dependeremos de nosotros mismos. Si no es así, Catalunya perecerá económica, social y culturalmente bajo el yugo -porqué ahora las flechas hacen feo- de los gobiernos, del color que sea, de Madrid (concepto). Catalunya, ahora, sólo tiene una salida, irse, porque el castigo ya hace años que empezó y sólo tiene visos de agravarse. Y que quere señor Ferreira, quedarse en un matrimonio de este calibre, ni amor ni conveniencia, no és ningún negocio. Sólo apto para masoquistas y sumisos. Y es una pena que España sólo piense en Cuba, cuando debería pensar en liberarse de la Regenta.

    ResponderEliminar
  5. Nacionalista español: todo aquel que simplemente pide que se respete una Constitución que garantiza a Cataluña el mayor autogobierno del que ha disfrutado en los tiempos modernos, y que considera que los procesos orientados a su reforma, movilizaciones políticas incluidas, deben mantenerse dentro de esta legalidad.

    "...Catalunya perecerá económica, social y culturalmente bajo el yugo -porqué ahora las flechas hacen feo..."

    ¿De dónde sale esta gente?


    Estupefacto

    ResponderEliminar
  6. Ya tardaba alguien en afirmar que el nacionalismo español no existe.

    ResponderEliminar