miércoles, 26 de septiembre de 2012

Preferencias catalanas


Las encuestas sobre la independencia de Catalunya ofrecen una curiosidad. En la segunda oleada de 2012, según el Centro de Estudios de Opinión, cuando se pregunta sobre qué votar en un referéndum sobre independencia sí o no, contestan así:


Independencia SÍ: 51,1%
Independencia NO: 21,1%
Abstención: 21,1%

Cuando la pregunta incluye más opciones, las contestaciones de la misma encuesta son:

Estado independiente: 34%
Estado federal: 28,7 %
Comunidad Autónoma: 25,4 %

¿Cómo se pueden casar ambas contestaciones, si la primera otorga mayoría a la independencia y al segunda no?

Podemos asumir que los que prefieren que Catalunya sea una Comunidad Autónoma no estarán entre los que quieran la independencia, por lo menos en su gran mayoría, y se repartirán entre el NO y la abstención. También podemos suponer que los que quieren estado independiente en la segunda encuesta también quieren la independencia en la primera.

La curiosidad está entre los que prefieren un estado federal cuando se da esta opción y prefieren la independencia cuando las opciones son independencia SÍ o NO. Aquí tal vez podríamos presumir que el NO implica el estatus de Comunidad Autónoma, pero no sabemos si alguien podría votar NO pensando no en el estatus quo actual sino en lo que todavía se puede conseguir sin independencia.

Esto nos deja con uno de los ejemplos de las paradojas de las votaciones: Si las opciones son independencia SÍ o NO, gana la independencia. También gana si se preguntan las tres opciones a la vez. Si, en cambio, las opciones son Estado independiente o Estado federal, podría muy bien ganar el Estado federal (a no ser que los que prefieren Comunidad Autónoma se abstengan). Si las opciones son Estado federal o Comunidad autónoma muy probablemente ganaría también el Estado federal. (La elección entre Estado independiente y Comunidad Autónoma ya hemos dicho que se asemeja a la votación independencia SÍ o NO.)

Con todo lo anterior ¿qué quieren los catalanes? Parece que la cosa está entre independencia y Estado federal y, entre ellas dos, gana el Estado federal.

Si la encuesta refleja el estado de la cuestión entre la ciudadanía catalana, el que el Estado federal no sea una opción hace que los catalanes se vuelquen con más decisión hacia la independencia. Alguno dirá que, aunque se les de el Estado federal sería cosa de tiempo el que pidieran la independencia. Es posible, pero, como bien estaría dicho, sería cosa de tiempo. Tiempo para el encuentro o tiempo para el desencuentro. A nuestra elección.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

17 comentarios:

  1. El problema que veo yo es que no creo que nadie de la poblacion general entienda exactametne lo que seria un estado federal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidó darte la bienvenida al blog.

      ¡Bienvenido!

      Eliminar
  2. Ni lo que sería la independencia, seguramente. En su forma ideal, Catalunya sería un estado más en la Unión Europea y sin represalias ni boycots (y creo que todos en España y Catalunya deberían querer eso si llega el caso). Pero incluso en ese caso no es fácil prever las consecuencias de toda índole. En lo que fuera una situación más real seguramente habría muchos problemas, ahora impredecibles en su género o en su magnitud.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con "teset" en que habrá gente que no sepa en qué consiste un estado federal. Por otra parte, la pregunta independencia sí o no me parece que responde más a un deseo sentimental o intuitivo mientras que la preferencia entre comunidad autónoma, estado federal, etc. plantea una decisión de estatus organizativo. Quiero decir con esto que son preguntas de distinta índole por lo que no es extraño que se produzcan las aparentes contradicciones en las respuestas, a las que haces referencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bernardo:

      Ya veo que estás de vuelta por este lado del Atlántico. Vaya puesta de pie en tierra la tuya al encontrarte con tanta noticia. Seguro que navegando veías el mundo con otra mirada.

      La interpretación que propones puede muy bien ser el caso. Yo no me he metido con las motivaciones de por qué se prefieren las cosas, solo intentaba sacar alguna conclusión a partir de ellas. No creo que lo que decía yo contradiga lo que dices tú.

      Eliminar
  4. Hola, José Luis:

    ¿tienes un correo al que te pueda escribir en privado?

    Un saludo:

    Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero poner aquí mi correo, pero si me buscas me encuentras.

      Eliminar
  5. Si puedes escríbeme: cct452@hotmail.com

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Te lo he vuelto a enviar. ¿Está bien tu dirección?

      Eliminar
  7. Sí, está bien... qué cosa más rara... prueba con carlosbastn@yahoo.es
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes escribirme tú (si me buscas en google me encuentras enseguida).

      Eliminar
  8. Realmente no es que los catalanes queramos la independencia, es que estamos hartos que nos machaquen, nos llamen insolidarios, catalanufos, tacaños, etc. Lo del Estatut fue una buena jugada de los socialistas ya que cortó de seco el independentismo, pero a nivel de votos no interesaba al PP (gana votos contra más se radicalice el tema) así que los muy cafres lo denunciaron y los catalanes pensábamos que el Tribunal Constitucional nos daría la razón... pero no.

    Y ahí, fue cuando los catalanes nos cabreamos, personas como yo mismo, que hasta entonces éramos catalanistas cabreados por como nos trataban en los medios afines al PP, nos volvimos independentistas y sobretodo anti-PP. Ellos son los que han provocado que unos y otros nos odiemos, los que nos quieren "españolizar" como decían en los tiempos de Franco cuando aquí fusilaban a las personas "demasiado catalanas", cuando se nos prohibió hablar nuestra lengua y cualquier demostración de nuestra cultura.

    Cualquier pueblo, sea el que sea, cuando unos tarados de fuera intentan imponer su cultura y sus ideologías, saltan. Y por eso los catalanes "saltamos" ante según que barbaridades se digan o hagan, especialmente si viene de la boca de un descerebrado como el sinWERTgüenza del Ministro de Educación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo:

      En este blog puedes decir lo que quieras, pero te pediría un poco de moderación en el lenguaje. Para mostrar indignación y cabreo hay otros foros. Aquí me interesa el análisis sosegado o las experiencias personales que puedas aportar.

      Según dices, te adhieres a la teoría de que la mala gestión del nuevo Estatut como origen del proceso que, de momento, ha tenido su máxima expresión en la Diada pasada. Es posible. Por lo demás, creo que la mayoría todavía estamos lejos de odiarnos unos a otros. Por mucho ministro Wert que suframos.

      Saludos.

      Eliminar