jueves, 23 de marzo de 2017

Odiosa comparación (10)

Las Islas Hawaianas tienen su origen en un punto caliente en el manto superior que atraviesa la litosfera por el cual sube el magma que finalmente se abre paso a través de la corteza terrestre. Al desplazarse esta, el magma se va acumulando en distintos lugares con el paso de los millones de años, y estas acumulaciones son una cadena de islas. En un principio se pensó que las Islas Canarias tenían un origen semejante, pero la hipótesis más reciente es que se deben a la existencia de varias zonas calientes asociadas a un punto caliente residual.

De los tres volcanes más altos del planeta, medidos desde su base en el suelo oceánico, los dos primeros son el Mauna Kea (10.000 m) y el Mauna Loa (9.000 m), ambos en Hawaii, y el tercero, el Teide (7.500 m) en las Canarias.

El archipiélago hawaiano están un poco al sur de la línea tropical, el canario está un poco al norte.

Ambos territorios fueron de los últimos en ser anexionados a sus respectivos países y ambos despiertan sentimientos de dolce vita y fortuna.

En ambos lugares hay mar, tierra, cielo y ventanas al universo.

Vayan, vean y comparen.

Pero antes adivinen cuál es cuál.







-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Twiteando en el blog.
Y también: Lo confieso: soy un liberal.
Y también: La mujer del César.
Hace tres años en el blog: Nada es Gratis y FEDEA.
Y también: Una anotación sobre la(s) marcha(s) del 22M.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

martes, 14 de marzo de 2017

Temas modernos para la Jura de Santa Gadea


Según la leyenda, el Cid obligó al rey Alfonso VI a jurar que no había tenido nada que ver en la muerte de su hermano, el rey Sancho II. El juramento que le hizo tomar se conoce como la Jura de Santa Gadea y reza así:
- Villanos te maten, rey,
villanos que no hidalgos,
de las Asturias de Oviedo,
que no sean castellanos;
mátente con aguijadas,
no con lanzas ni con dardos;
con cuchillos cachicuernos,
no con puñales dorados;
abarcas traigan calzadas,
que no zapatos con lazo;
con camisones de estopa,
no de Holanda ni labrados;
montados vengan en burras,
que no en mulas ni caballos;
traigan las riendas de cuerda,
no de cueros fogueados;
mátente por las aradas,
que no en villas ni en poblado,
y sáquente el corazón
por el siniestro costado
si no dices la verdad
de lo que te es preguntado:
si tú fuiste o consentiste
en la muerte de tu hermano.
Esta jura me recuerda a ciertas peticiones de inocencia por parte de quien en el fondo está acusando y, sin pruebas, aprovecha la ocasión para reclamar su propia jura de Santa Gadea.

La cosa puede empezar así: en una parte del proceso para aclarar un delito un testimonio incluye alguna frase ambigua que puede entenderse de manera maliciosa y, aunque en el resto del proceso haya quedado aclarada, podrá servir para que el acusador suelte sus propias aguijadas por las aradas, amparándose en el condicional: de ser cierto que se rompió la cadena de custodia de la mochila de Vallecas estamos ante la aceptación de pruebas falsas y de un encubrimiento de los verdaderos culpables que implica a las fuerzas de seguridad y a los gobiernos anterior y posterior a las elecciones. Todos serán unos canallas y merecerán que les saquen el corazón por el siniestro costado a no ser que me aclaren todo esto a mí, que les impongo estas juras.

O puede empezar con una entrevista en una radio escandalosa donde quien sea hace correr un rumor. Una cadena de televisión recoge la noticia sin dar el rumor por cierto, pero otorgándole más importancia de la que se merece. Acaba con el presidente de un país poderoso queriendo imponer sus propias juras al presidente anterior porque en caso de que fuera verdad que le hubiera pinchado el teléfono se merecería los cuchillos cachicuernos y quién sabe qué más.

Y así andan los malos políticos y periodistas, delatándose cada día y entre otras muchas cosas, también por esta falacia ad Sanctam Gadeam.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Lo confieso: me gustan los mapas.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

viernes, 10 de marzo de 2017

Escépticos en el pub: Experimentación con animales.

Mañana sábado 11 marzo, Escépticos en el Pub aborda una cuestión polémica: La experimentación con animales, necesaria en biomedicina, pero con responsabilidad ética. Nuestro ponente será Lluis Montoliu (@LluisMontoliu), biotecnólogo y genetista, que lleva muchos años trabajando con animales de laboratorio y a la vez defendiendo un uso ético, regulado y transparente para esos fines. Él mismo nos cuenta cómo va a plantear su charla:
“La experimentación con animales es esencial en investigación biomédica y, por el momento, insustituible en la mayoría de los casos. El uso de seres vivos parecidos a nosotros nos ha permitido entender cómo funcionamos y estudiar las causas, el desarrollo y las posibles terapias frente a las enfermedades que nos afectan. Ahora bien, la utilización de animales con fines de investigación está extraordinariamente regulada, mediante normativas europeas, estatales y autonómicas, que protegen a los animales y persiguen mantener, en todo momento, su bienestar, a través de la aplicación del principio de las 3Rs: reemplazo, reducción y refinamiento, que obligatoriamente debe tenerse en cuenta antes de plantear cualquier uso de animales en investigación. Los investigadores somos los primeros interesados en apostar por el bienestar animal y por su eventual substitución por métodos alternativos, cuando esto sea posible. Mientras tanto, seguiremos avanzando en investigación biomédica con ayuda de los animales y con el estricto cumplimiento de la legislación vigente. Para ello, varios países europeos, como el nuestro, han apostado por iniciativas de transparencia en experimentación animal que pretenden abrir a la sociedad todo lo que ocurre en los centros de investigación en relación al uso de animales, para que sea posible constatar su uso exquisitamente regulado y el máximo respeto a los principios de salvaguardar en todo momento el bienestar animal.”

Lluis Montoliu es biólogo de formación, biotecnólogo y genetista de profesión. Ha trabajado con animales de experimentación desde 1986 y con animales modificados genéticamente desde 1989, principalmente ratones, como modelos para investigar sobre enfermedades raras como el albinismo. Miembro de varios comités de ética en experimentación animal, fue firmante de la declaración de Basilea y promotor de la iniciativa por la transparencia en experimentación animal lanzada en nuestro país en septiembre de 2016.

Como siempre, la entrada es libre y gratuita. Durante la realización de esta actividad cultural está permitida la presencia de menores de 18 años, siempre que no consuman bebidas alcohólicas, y de los menores de 16 años si están acompañados por uno de sus padres o tutor. Os esperamos en el Moe Club, en Alberto Alcocer 32 el sábado 11 de marzo a las 19:00.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Narrativas de ayer y hoy.
Hace tres años en el blog: Los mitos de la razón. Los Prisioneros del Dilema.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

martes, 7 de marzo de 2017

La justicia por su mano

Un asesino te mata a un ser querido, ¿no querrías para él la pena capital? Así preguntan algunos que defienden la pena de muerte y, en general, quienes quieren penas duras contra los delincuentes. A veces, en debates con candidatos a favor y en contra de la pena de muerte, o en entrevistas a políticos que están en contra de ella, sale también esta pregunta a colación. Esto lo he visto muchas veces en EE.UU. y es una escena que sale irremediablemente en toda película que trate el tema. Siempre me ha parecido que las respuestas son totalmente inadecuadas. Un balbuceo, una salida por la tangente, una apelación a la no venganza y cosas así. Y eso que la respuesta adecuada es bien simple. Aquí va.

Todo el Estado de Derecho se basa en ofrecer unas garantías de justicia, tanto a la hora de dotar a la ciudadanía de un nivel de seguridad, como de evitar castigos al margen de la ley. Una de las primeras cosas que se intentan eliminar en un estado mínimamente civilizado son los linchamientos, las vendettas, el tomarse la justicia por la mano y el legislar en caliente. Todo el Estado de Derecho funciona para mi decisión sobre qué hacer con un criminal que ha delinquido contra mí o mi familia sea bastante irrelevante. En caliente puedo contestar que mataría al asesino del comienzo de este texto. Eso no dice nada acerca de lo que considero que debe ser un código penal cuando no me veo en esa tesitura. Y es en frío cuando decidimos qué hacer con los criminales atendiendo a todos los criterios que queramos: disuasión, proporcionalidad, restitución, reinserción, etc.

Si yo fuera uno de esos políticos y me hicieran la pregunta, diría cualquier barbaridad, que sí que lo querría ver muerto y alguna cosa más que me saliera en ese momento. A continuación defendería que mis conciudadanos harían bien en no hacerme caso a lo que pensara en ese momento.

Cada vez que he contado esto, he tenido reacciones positivas. Rara vez alguien insiste en deducir de mi estado de ánimo como agraviado, cuál debe ser mi postura a la hora de redactar las leyes o a la hora de aplicarla también a quien ha cedido a la sed de venganza.

Y ahora, mis lectores, que espero concordéis conmigo en eso de no tomarse la justicia por la mano y que sepáis responder a la pregunta que ha circulado las últimas semanas por todo el mundo: "¿Está bien darle un puñetazo a un nazi?".

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Pregunta #5. Los criterios mínimos.
Hace tres años en el blog: Causas de la desigualdad salarial: ¿el comercio o las nuevas tecnologías? (2).
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

sábado, 4 de marzo de 2017

¿Es China un país socialista? (2)

Esta es la segunda parte de la versión en español de mi artículo de febrero en Mapping Ignorance. Debe leerse la primera para entender esta.


Redistribución

Entre 1978 y 2014 el PIB per cápita chino se ha multiplicado por 20, el crecimiento más rápido y sostenido de cualquier economía en la historia, pasando de un nivel de desarrollo humano bajo a un nivel alto de acuerdo con el Índice de Desarrollo Humano. Por el contrario, la redistribución de la renta y la oferta de bienes públicos han tenido un éxito limitado. Antes del milagro económico, China era pobre e igualitaria, con un índice de Gini de 0,28. Ahora se ha convertido en una economía mucho más rica, pero con grandes desigualdades. El índice de Gini alcanzó su nivel más alto (0,49) en los años 2008-2009, y desde entonces ha bajado levemente. Aunque que la desigualdad es mayor en las áreas rurales, la mayor fuente de diferencias se da entre la población rural y la urbana, y esta diferencia se ha incrementado. Ahora la renta media urbana es 3,3 veces la rural, mientras que a principios de los 80 era menos del doble.

La reducción de la pobreza desde el comienzo de las reformas ha sido excelente. Las estimaciones más conservadoras daban 260 millones de personas en áreas rurales por debajo de la línea de pobreza absoluta (1,9 dólares al día según la capacidad de compra en 2011) a finales de los 80 y principios de los 90, número que se ha reducido hasta 56 millones en 2015 (Wei, 2016 [3]). Es difícil decir si esta reducción se debe a las políticas gubernamentales. China tiene desde 1986 una política activa cuyo objetivo son las comarcas pobres. Cerca de un cuarto de las comarcas chinas están designadas como pobres, lo que supone transferencias fiscales para el desarrollo de la economía local, infraestructuras, comida por trabajo y préstamos subsidiados. El problema es que los objetivos geográficos se olvidan de los pobres fuera de las áreas objetivo y benefician a los ricos de esas regiones. Además, una proporción de las transferencias presupuestales inflan los gastos administrativos en lugar de ayudar a los pobres (Montalvo y Ravallion, 2010 [4]). Por lo memos esos programas aseguran que los burócratas locales tienen recursos en sus carreras por el crecimiento.

La contribución directa del estado a las prestaciones sociales es todavía sorprendentemente pequeña. En 2014, las provisiones presupuestarias del gobierno para la educación eran el 3,6% del PIB; para la sanidad, el 1,6%, y para las viviendas públicas, el 0,8%. Como el impuesto sobre la renta de las personas físicas es muy bajo, la redistribución vía imposición progresiva es muy pequeña.

La provisión de bienes públicos se ve mejor en la manera en que China está conectada con una red completa de autopistas y carreteras, y con una red a punto de completarse de tren de alta velocidad. Sin embargo, el deterioro medioambiental nunca ha sido una prioridad. Hasta el presente, China ha sufrido un deterioro sustancial en este sentido que muestra señales de haber tocado fondo, pero con solo unos pocos indicadores que muestren una mejora significativa.

Sensibilidad

China es un gobierno autocrático, donde todos los procesos políticos están controlados por el Partido Comunista, una de cuyas características peculiares es su elitismo no disimulado. En 2002, el partido redefinió sus reclamaciones de legitimidad para centrarse en las élites y en los trabajadores educados, en lugar de en la totalidad de la clase trabajadora, como era lo tradicional. De hecho, la etiqueta alternativa más apropiada para China es la de “capitalismo de estado” (Naughton y Tsai 2015 [5]). Con el poder tan concentrado, con poca transparencia, y con pocos controles y rendición de cuentas es inevitable que el control de los que tienen el poder perdure y que la corrupción sea un problema mayor.

En opinión de Naughton China no puede ser considerada un país socialista hasta que haga un mayor progreso en cumplir los objetivos políticos declarados por ella misma en temas de seguridad social, redistribución de la renta y la solución de los problemas medioambientales.

Referencias

3. Wei, W. 2016. Rural Poverty Declined by 14.42 million in 2015 [in Chinese]. From State Council Poverty Alleviation and Development Leadership Group, February 29, 2016, accessed May 24, 2016 at http://www.cpad.gov.cn/ art/2016/2/29/art_50_45702.html.

4. Montalvo, J.G., y Ravallion, M. 2010. The Pattern of Growth and Poverty Reduction in China. Journal of Comparative Economics 38:1, 2–16.

5. Naughton, Barry, y Tsai, K- S., eds. 2015. State Capitalism, Institutional Adaptation, and the Chinese Miracle. New York: Cambridge University Press.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Por culpa de dios.
Hace tres años en el blog: Causas de la desigualdad salarial: ¿el comercio o las nuevas tecnologías? (1).
Y también: Guía para opinar sobre Ucrania.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

jueves, 2 de marzo de 2017

¿Es China un país socialista? (1)

Esta es la primera parte de la versión en español de mi artículo de febrero en Mapping Ignorance.


El último número del Journal of Economic Perspectives publica el artículo “Is China Socialist?” De Marry Naughton [1], que resumo aquí.

Para examinar la cuestión, lo primero que hace Naughton es tomar una definición operativa de socialismo. En una acepción amplia, un sistema socialista plausible debería ser juzgado por cuatro criterios:

Capacidad: la habilidad para controlar activos y flujos de renta.
Intención: el fin de moldear la economía para lograr resultados deseados.
Redistribución: el éxito de las políticas económicas para ayudar a los pobres.
Sensibilidad: el sistema tiene un mecanismo para redirigir sus políticas si las preferencias de la población cambian.

Capacidad

Hasta 1978 china era una economía centralizada, pero en los años 80 y 90 fue perdiendo gradualmente el control de gran parte del producto nacional. Esta tendencia ha cambiado de nuevo en los últimos 20 años, periodo en el que los ingresos públicos han subido del 14% al 38% del PIB. Los ingresos incluyen impuestos y cuotas de seguridad social, así como rentas de la tierra y beneficios de las empresas de titularidad estatal. Los ingresos fiscales en China del año 2015 fueron el 21,8% del PIB, y se situaron en la media de los países de la OCDE, pero por encima de lo que ocurre en países con renta per cápita similar. En contraste con otros países, el impuesto sobre la renta supone solo un 1,3% del PIB, mientras que el IVA y el impuesto de sociedades son mayores. Las contribuciones a la seguridad social fueron el 6,8% del PIB en 2015, una cifra menor que en los países de la OCDE, pero alta para un país de renta media. Las otras dos categorías, rentas de la tierra y beneficios de empresas públicas son únicos en China, y representan un 6,1% adicional en relación al PIB. Con un control del 38% del PIB, el gobierno chino es grande, está bien dotado de ingresos y es potencialmente altamente intrusivo.

El control directo de los medios de producción en China ha cambiado drásticamente. Hasta 1978 prácticamente todos los activos productivos eran propiedad del estado o de colectivos agrícolas. De acuerdo con el censo económico chino de 2013, los trabajadores de las empresas controladas por el estado eran solamente el 12% del total de la fuerza de trabajo industrial, menos que lo que tenían Francia o Italia antes de la ola de privatizaciones de los años 80. Con todo, este número puede ser engañoso, puesto que la titularidad pública está concentrada en sectores intensivos en capital. En el total de la economía, la propiedad estatal de los activos industriales en 2014 era el 38% del total. La propiedad pública es todavía más prevalente en el sector servicios, donde el gobierno controla el 85% de los activos del sector bancario y la totalidad de las redes de telecomunicaciones y transporte, así como prácticamente toda la educación y los servicios culturales, de salud, científicos y tecnológicos, además de los medios de comunicación.

Intención

El sistema chino tiene dos mecanismos para promover el desarrollo: incentivos burocráticos que recompensan a los directivos públicos según el crecimiento, y la planificación central.

Tras el éxito de las empresas locales en pueblos y ciudades a principios de los 80, los planificadores chinos han vinculado las carreras profesionales de los directivos locales con los resultados económicos de su localidad. Comenzando en 1980, las autoridades establecieron formalmente objetivos para los burócratas en todos los niveles, y dieron un peso explícito a su cumplimiento en la función de evaluación. La literatura de incentivos dice que un sistema de incentivos de este tipo solo puede funcionar cuando hay un único objetivo prioritario, lo cual era el caso de los líderes chinos de las últimas décadas, concentrados en el crecimiento económico.

La planificación central se usó hasta finales de los años 70 y fue abandonada en los 20 años siguientes. Sin embargo, desde comienzos del siglo 21, los planes a largo plazo han vuelto con fuerza (Chen y Naughton, 2016 [2]). Hoy día, China opera con cientos de planes nacionales y locales elaborados a partir de un plan quinquenal central. En China los objetivos se realizan a través de la acción administrativa en lugar de a través de legislación y regulación, pero los agentes descentralizados son libres de elegir los pasos específicos. Aún así, hay poca evidencia de que estos planes tengan algún efecto en moldear la economía China. Por ejemplo, la red de ferrocarriles de alta velocidad no aparecía en los planes quinquenales hasta 2016, cuando la red tenía ya 19.000 kilómetros.

(Continúa aquí).

Referencias

1. Naughton, B. 2017. Is China Socialist? Journal of Economic Perspectives 31:1, 3–24.

2. Chen, L., y Naughton, B. 2016. An Institutionalized Policy-making Mechanism: China’s Return to Techno-Industrial Policy. Research Policy 45:10, 2138–52.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Pregunta #1: El objeto de la Economía.
Y también: Preguntas #2 y #3: Sobre las regularidades económicas.
Y también: Pregunta #4: Las teorías económicas.
Hace tres años en el blog: Economía con Hombres de maíz.
Y también: Los mitos de la razón: La Batalla entre la Gravedad y la Termodinámica.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------