jueves, 24 de febrero de 2011

La isla de los fidelios


En la isla de los fidelios habitan 50 parejas heterosexuales. Aislada del resto del mundo, tienen una curiosa ley: toda mujer que sepa que su pareja le es infiel debe matarla esa misma noche. La ley es tan tajante como aceptada por todas las mujeres, de manera que cada una de ellas no solo sería capaz de matar a su marido infiel sino que querría hacerlo. El periódico de la isla tiene la obligación de informar cada día del número de maridos muertos la noche anterior.

Como en cada pequeña población cada cual sabe todo sobre los demás, pero no necesariamente sabe todo lo que le afecta a uno mismo. En particular, cada mujer sabe si la pareja de cada una de las demás es infiel o no, pero no sabe si la suya lo es.

En esta situación llevan viviendo sin que la ley se haya tenido que aplicar nunca.

Un día llega un misionero a la isla. Enseguida se entera de la situación de la isla y oye en confesión ciertas cosas que le llevan a decir lo siguiente en el sermón del domingo:
-"Habitantes de Fidelia. He sabido, para mi desmayo, que en esta isla aparentemente feliz se esconde el pecado. Hay por lo menos un hombre infiel. Esto debe terminar."
Cincuenta días después se lee en el periódico de la isla que cincuenta maridos han muerto a manos de sus mujeres la noche anterior.

¿Por qué? ¿Cómo supo cada mujer que su marido era infiel? ¿Por qué no lo supieron antes? ¿Qué ha hecho el sermón del misionero?

6 comentarios:

  1. Es un problema de "conocimiento común", yo lo conocía pero con otra historia.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, el conocimiento común está en el meollo de la historia. En una siguiente entrada lo explicaré.

    ResponderEliminar
  3. La historia me suena de algo, pero creo recordar que en la versión que me contaron eran ellos los que acababan matando a sus parejas eran los maridos. Supongo que al que me la contó también se ha habrían contado a su vez, y creo recordar que fue un tal Rogerio que acabó, o más bien, empezó escribiendo un libro en el que contaba esta y otras historias francamente interesantes.

    Cascarilleiro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la primera versión que me llegó (de boca de una mujer), las muertas eran, en efecto, las mujeres. Después, cuando la contaba en clase para explicar el concepto de "common knowledge", algunas alumnas se me quejaban, así que la cambié. Esperaba que algún alumno se quejara después, pero tal cosa no ha ocurrido.

      Eliminar
  4. No me extraña. En tu versión (inspirada por tus alumnas) los hombres se siguen llevando la mejor parte, no tienen de que quejarse. 3:-D
    Si sigues utilizando la historia sugiero tres posibles modificaciones:
    - alternar versiones, ya sea anualmente, o según el sexo predominante en la clase, aunque pudiera ser un poco confuso para tus alumnos
    - una solución radical: pasar a contar "la isla de l@s fideli@s" (aunque no estoy seguro de sus implicaciones)
    - introducir la lujuria: todos los legalmente infieles lo serían con todos los vecinos del otro sexo, así se solucionaría el problema de como las infidelidades llegan a ser conocidas por todos los legalmente ofendidos (infieles lo serían todos y ofendidos ninguno) sin tener que acudir a algo tan vago como lo de que "en toda pequeña población...", siempre puede haber alguien que está menos pendiente de los demás que la media, sin embargo, de esta manera seguro que se entera.
    Por otra parte, ¿qué pasa en el periódico?, ¿todos los miembros de la redacción y los encargados de la rotativa son del sexo superviviente según convenga? Incluso en "Lou Grant" no era así (al menos en lo que alcanzo a recordar).

    ResponderEliminar
  5. Perdón, se me volvía a olvidar firmar.

    Cascarilleiro

    ResponderEliminar