viernes, 11 de febrero de 2011

¿Dónde están las llaves?


Es muy conocido el chiste de aquel que pierde las llaves y las busca al pie de la farola porque es ahí donde hay luz. Normalmente se usa esta historia para enfatizar la necesidad de indagar nuevas maneras de solucionar problemas. Podemos buscar con las manos en la oscuridad o podemos intentar llevar luz allá donde no la hay. No negaré yo esto.

Pero sí que hay veces en que eso es lo único (y lo mejor) que podemos hacer. Si estimo que las llaves están con una probabilidad del 10% debajo de la farola y con un 90% de probabilidad en la oscuridad y si la probabilidad de encontrarla si están debajo de la farola y miramos ahí es del 100% y la probabilidad de encontrarlas en la oscuridad es del 1%, tiene todo el sentido del mundo empezar a mirar bajo la farola. La probabilidad de encontrarla ahí es el 10% (el 10% del 100%), mientras que la probabilidad de encontrarla en la oscuridad es del 0,9% (el 1% del 90%).

¿A qué viene esto? A nada especial. A que no me gusta aceptar como verdades frases hechas que, por mucha sabiduría que encierren, no son ciertas siempre y a que me gusta saber cuándo dicen algo sensato y cuando no.

13 comentarios:

  1. Aquí llueve p'abajo y abajo, en Nueva Zelanda también, pero llueven en direcciones opuestas.
    Por eso odio a Euclides.
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Lo divertido es que al analizar esta frase comenzaste a buscar en la oscuridad en lugar de quedarte bajo el farol con su sabiduría evidente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan esos giros matemáticos. La probabilidad es una parte de las matemáticas tan poco comprendida (me incluyo yo mismo) que siempre se oyen auténticas barbaridades de boca de gente instruida cuando se trata de porcentajes y demás.
    Gracias por sostener el farol, amigo JL.

    ResponderEliminar
  4. JL Salgado:

    ¿Qué culpa tendrá el pobre Euclides de que la tierra sea redonda y su geometría plana?

    Lola:

    Parece que te gusta más esta que la que comentabas la última vez.

    Polarizador:

    No lo había pensado. Gracias por hacérmelo ver.

    Radagast:

    Intentaré poner alguno más, si es que se me ocurren. Todo por mis atentos lectores.

    Saludos a tod@s.

    ResponderEliminar
  5. "...A que no me gusta aceptar como verdades frases hechas que, por mucha sabiduría que encierren..."

    Dime con quien andas y te diré quien eres.
    La verdad está dentro de ti.
    Quien más te quiere te hace llorar.
    Más vale malo conocido que bueno por conocer.

    Mejor no sigo...

    ResponderEliminar
  6. Pues así me ocurre a mi también, siempre le busco las vueltas, el pero, la contraria. Por nada especial, por divertirme, por rebeldía, por condicionamiento, por genética....¡qué mas da! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es un entretenimiento como otro cualquiera. Bueno, a mi me parece que incluso más sano, aunque algunos a mi alrededor no lo vean así :)

    ResponderEliminar
  8. al final que se tiene que hacer?? me quedo debajo del farol o no???????

    ResponderEliminar
  9. Me has hecho recordar a un destacado matemático - reconvertido a economista - al que una vez le pregunté, a mediados de los 90, sobre la razón del abandono de la Teoría del Caos en Economía. Su respuesta fue: "no predice mejor", el comentario que me vino a la cabeza fue: "ni peor", al menos en términos relativos al volumen de recursos empleados, o eso me parecía a mí.
    Él sigue "buscando las llaves a la luz de la farola", yo me adentré en la oscuridad.

    Cascarilleiro

    ResponderEliminar
  10. Como me muestro en muchas de las entradas de Economía, sí predice muchas cosas.

    ResponderEliminar
  11. Entonces,... ¿tenía yo razón? Magro consuelo.
    En cuanto a lo de las entradas de Economía, me temo que - de seguir así - todo llegará. Por el momento, el gato escaldado del agua fría huye.

    Cascarilleiro

    ResponderEliminar