martes, 19 de octubre de 2010

Las mujeres brillantes se casan con hombres mediocres


En la academia de pilotos Volare llevan las cosas manu militari. Los alumnos empiezan de cero y van aprendiendo, con sus altos y bajos. Al nuevo director se le ocurrió la idea de hacer un estudio para saber si un sistema de incentivos basado en premios es más efectivo que uno basado en castigos, de manera que dividió a los alumnos en dos grupos.

Cuando un alumno del primer grupo hace las cosas especialmente bien, recibe un premio; cuando uno del segundo grupo hace las cosas especialmente mal, recibe un castigo. Al cabo de unas semanas dispone de los siguientes datos:

  • La gran mayoría de los alumnos que reciben un premio suelen hacer las cosas peor en los días siguientes.
  • La gran mayoría de los alumnos que reciben un castigo suelen hacer las cosas mejor en los días siguientes.
Con estos datos en la mano, el director concluye que el método del castigo es el adecuado.

¿Tiene razón? ¿Por qué? ¿Quién dijo aquello de que las mujeres brillantes se casan con hombres mediocres? ¿Qué tiene esto que ver con el experimento del director de la academia Volare?

11 comentarios:

  1. Que no se supone que quien hace las cosas mal, lo esperable es que las mejore y el que las hace bien, lo esperable es que falle? Esto sin necesidad de premios ni castigos?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Son casos típicos de "regresión a la media", que poco tienen que ver con el sistema de incentivos.

    El de las mujeres brillantes, también.

    ResponderEliminar
  3. "Cuando un alumno del primer grupo hace las cosas especialmente bien, recibe un premio"

    Y los que las hacen mal, que castigo reciben?

    "cuando uno del segundo grupo hace las cosas especialmente mal, recibe un castigo"

    Y si alguno las hace bien, que premio recibe?

    En el estudio hay dos sistemas independientes, y no se menciona la relación de los resultados entre un grupo y otro.

    El estilo de premiación genera discriminación en cada uno de los sistemas; por tanto no se puede esperar otro resultado que no sea el mencionado: el temor forza a disciplina.

    la utilización de incentivos en un sistema va de la mano con el de castigos; no funcionan correctamente si van separados.

    En cuanto a lo de las mujeres...bueno...

    ResponderEliminar
  4. Kika:

    No es examen porque no pongo nota, aunque podría intentarlo :)

    Juan Carlos, Ender:

    Con distintas palabras, habéis dado con la respuesta. Los hechos que merecen premio son exepcionalmente buenos. Lo normal es que los hechos "alrededor" de ellos sean normales y, por tanto, peor que los excepcionalmente buenos. Mutatis mutandi lo mismo pasa para el castigo.

    Como conclusión, lo observado es lo que cabía esperar independientemente de que un método sea mejor que otro, así que lo observado no sirve para dedidir entre sistemas de incentivo.

    soy:

    La pregunta era acerca de la decisión dada las observaciones referidas en la entrada. Tú planteas que es conveniente observar otras muchas cosas. Tienes razón, pero la entrada era para alertar acerca de tomar decisiones basadas en muestras sesgadas y, como he dicho antes, las muestras que merecen premio o castigo son muy sesgadas.

    ResponderEliminar
  5. Uhmm juraría que puse un comentario aquí ayer, es posible que se haya borrado o me estaré volviendo loco?

    ResponderEliminar
  6. ahhhhhhhh! pensé que habias pasado por alto esa parte que menciono. Y no me interesé en la media, pues no percibí que hablabas de lo esperado... consideré que abrias debate en torno al error en la muestra.

    Por cierto ¿Las mujeres brillantes que mencionas son bellas?

    Ya sabes, por aquello de que todo lo demás es perdonable...

    ResponderEliminar
  7. carlos:

    Bienvenido al blog. No hay moderación para los comentarios recientes, así que no sé que habrá podido pasar, pero te animo a que vuelvas a intentarlo.

    soy:

    La afirmación hace referencia a todas las mujeres brillantes. No sé si son más o menos bellas que la media.

    ResponderEliminar
  8. Supongo que porque hay más hombres mediocres que no mediocres.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, aunque no esté muy relacionado; el otro día oía una charla sobre teoría de las clases sociales, y ponían datos demográficos muy exhaustivos sobre Suecia. Resulta que lo mejor para una mujer en Suecia (lo que más le alargaba la vida, estadísticamente hablando) era casarse con un rico con no mucho nivel educativo, y lo que más alargaba la vida a un varón era casarse con una mujer con alto nivel educativo.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y lo mejor para un hombre? Es que me interesa más, aunque no sé si estoy a tiempo :)

    Te contesto a lo otro en los comentarios de la entrada siguiente.

    ResponderEliminar